El vendedor mentiroso

 

Los buenos  vendedores son campeones de la constancia y se distinguen por su actitud  positiva.

Pero hay una  cualidad que es la más importante en un vendedor – aclaro de paso que todos  somos vendedores -, y esa cualidad es la honestidad.

Sin ella todo éxito  es pasajero porque nada bueno se puede cosechar con el engaño, el robo y la  falta de honradez.

Hay una historia  china que viene al caso y es oportuna para aquellos que confunden los verbos  vender y engañar:

En el Reino de Chu  vivía un hombre que vendía lanzas y escudos en las plazas de los pueblos.

“Mis lanzas son tan  agudas que no hay nada que no puedan penetrar. Mis escudos son tan sólidos, -se  jactaba-, que nada puede traspasarlos”.

¿Qué pasa si una de  tus lanzas choca con uno de tus escudos?, le preguntó alguien.

El hombre se quedó   mudo, no pudo replicar nada y tuvo que recoger su mercancía al quedarse   completamente solo

El sacerdote y el taxista

Había  una vez, en un pueblo dos hombres que se llamaban Joaquín González. Uno era sacerdote y el otro era taxista. Quiere el destino que los dos mueran el mismo día. Entonces llegan al cielo, donde los espera San Pedro. – ¿Tu nombre? – pregunta San Pedro al primero.
– Joaquín González.
– ¿El sacerdote?
– No, no, el taxista.
San Pedro consulta su planilla y dice:
– Bueno, te has ganado el paraíso. Te corresponden estas túnicas con hilos de oro y esta vara de platino con incrustaciones de rubíes.
Puedes ingresar…
– Gracias, gracias…- dice el taxista.
Pasan dos o tres personas más, hasta que le toca el turno al otro.
-¿Tu nombre?
– Joaquín González.
>> – El sacerdote.
– Sí.
– Muy bien, hijo mío. Te has ganado el paraíso. Te corresponde esta bata de lino y esta vara de roble con incrustaciones de granito.
El sacerdote dice:
– Perdón, no es por desmerecer, pero… debe haber un error. ¡Yo soy Joaquín González, el sacerdote!
– Sí, hijo mío, te has ganado el paraíso, te corresponde la bata de lino…
– ¡No, no pude ser! Yo conozco al otro señor, era un taxista, vivía en mi pueblo, ¡era un desastre como taxista! Se subía a las veredas, chocaba todos los días, una vez se estrelló contra una casa, manejaba muy mal, tiraba los postes de alumbrado, se llevaba todo por delante…
Y yo me pasé setenta y cinco años de mi vida predicando todos los domingos en la parroquia, ¿cómo puede ser que a él le den la túnica con hilos de oro y la vara de platino y a mi esto?
¡Debe haber un error!
– No, no es ningún error – dice San Pedro -. Lo que pasa es que aquí, en el cielo, nosotros nos hemos acostumbrado a hacer evaluaciones como las que hacen ustedes en la vida terrenal.
– ¿Cómo? No entiendo.
– Claro…ahora nos manejamos por resultados… Mira, te voy a explicar en tu caso y lo entenderás enseguida:
Durante los últimos veinticinco años, cada vez que tu predicabas, la gente dormía; pero cada vez que él manejaba, la gente rezaba….
¡¡ Resultados!! ¡¡ Resultados!!… ¿Entiendes ahora?

Papi devuélveme mis manitas

Una familia se había  comprado un auto nuevo, 0 km. hermoso, se mire por donde se mire, el tapizado,  el color… todo. El padre amaba ese auto, su esfuerzo estaba allí. Salieron el,  su esposa y el pequeño de ambos de solo 3 años; llegando a una estación de  servicio bajan los padres y dejan al niño en el auto, cerrando las puertas… el  niño, encontró un marcador y comenzó a escribir en todo aquel tapizado, con un  gran entusiasmo y amor, ya que los niños hacen sus cosas en esta condición.

Después de un rato llegan  los padres y al ver el cuadro, el padre comenzó a encenderse en furia y al ver  su “hermoso tapizado”

todo rallado, comenzó a  golpear al niño en sus manos y a golpearlo

con mucha fuerza… hasta  que tuvieron que sacarle al niño de entre

sus golpes, el niño estaba  en muy mal estado tuvieron que llevarlo hospitalizado. Suena el teléfono en casa  de la familia y atiende el

padre… los llamaban del  hospital, era necesario que se presentaran, se habían complicado las cosas…El  padre se presenta y le notifican que debieron amputarle las manos al niño, ya  que no había otra opción posible. Entrando el padre a la habitación envuelto en  lagrimas… el niño le dice sonriente… ¡¡Hola papi… ya aprendí la lección…  no lo voy a hacer mas papi…pero por favor devuélveme mis manitas!!. El padre  salió de aquella habitación y se suicido….

¿Por que le damos tanta  importancia a las cosas materiales al grado de lastimar a nuestros seres  queridos?

Una cajita vacia

 

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años, por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días, por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del

árbol de navidad. Sin embargo, la niña le llevó el regalo a su padre a la mañana siguiente y dijo: “Esto es para ti, papito”. El se sintió avergonzado de su reacción de furia. Pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo: “¿Que no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?. La pequeñita lo miró hacia arriba con lagrimas en lo ojos y dijo: “Oh, papito, no está vacía, yo soplé besos dentro de la caja, todos para ti, papito…”

El Padre se sintió morir; puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara. Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

En un forma muy sensible, cada uno de nosotros hemos recibido un recipiente dorado, lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos, amigos, familia o de Dios. Nadie podría tener una propiedad o posesión más hermosa que ésta.

La parabola de la rosa

Un hombre plantó una rosa y trabajó regándola constantemente. Antes que de ella apareciese algún indicio, la examinó y vio el botón que en breve abriría, mas notó espinas sobre el tallo y pensó…
“¿Cómo puede una flor tan bella venir de una planta rodeada de espinas tan afiladas?”
Entristecido por este pensamiento, se negó a regar la rosa y antes de estar pronta para abrir, esta murió.

Así sucede con muchas personas…

Dentro de cada alma hay una rosa: Son las cualidades dadas por Dios.
Dentro de cada alma tenemos también las espinas:
Sólo falta que aparezcan nuestras rosas.

Muchos de nosotros nos miramos y vemos sólo las espinas,los defectos.
Nosotros nos desesperamos pensando que nada de bueno puede venir de nuestro interior.
Nos negamos a regar,  a cultivar dentro nuestro, y consecuentemente, eso muere.
Nunca percibimos  nuestro gran potencial.
Algunas personas no ven la rosa dentro de ellas mismas.
Por lo tanto alguien  debe mostrárselas.
Uno de los mayores dones que una persona puede poseer o compartir es ser capaz de pasar por las espinas y encontrar la rosa dentro de otras personas.
Esta es la característica del amor.
Mirar una persona y conocer sus verdaderas faltas.
Aceptar a aquella persona en su vida, en cuanto a reconoce la belleza en su alma y ayudarla a percibir que ella puede superar sus aparentes imperfecciones.
Si nosotros mostramos a esas personas la rosa que está creciendo en su interior, ellas superarán sus propias espinas.
Sólo así ellas podrán ver abrirse sus rosas…

muchas veces.

Oración sincera


un campesino que regresaba del mercado a altas horas de la noche, descubrio  de pronto que no llevaba sonsigo su libro de oraciones. se hallaba en el  medio del bosque y se le habia salido una rueda de su carreta, y el pobre  hombre estaba muy afligido porque no iba a poder recitar sus oraciones.
Entonces se le ocurrio orar del siguiente modo: He cometido una verdadera  estupidez, Señor. He salido de casa esta mañana sin mi libro de oraciones, y  tengo tan poca memeoria que no soy capaz de recitar sin él una sola oracion.  de manera que voy a hacer una cosa: voy a recitar cinco veces el alfabeto  muy despacio, y Tu, que conoces todas las oraciones, puedes juntar las  letras y formar esas oraciones que yo soy incapaz de recordad. Y el Señor  dijo a Sus Angeles: de todas las oraciones que he escuchado hoy, sin duda  alguna, la mejor, porque ha brotado de un corazon sencillo y sincero.

www.lasantabiblia.com.ar

Hoy sembrare

Hoy sembraré una sonrisa …para que haya mas alegría.

Hoy sembraré una palabra consoladora…para cosechar serenidad.

Hoy sembraré un gesto de caridad…para que haya más amor.

Hoy sembraré una oracion …para que el hombre esté más cerca de Dios.

Hoy sembraré palabras y gestos de verdad…para que no crezca la
mentira .

Hoy sembraré serenidad de acciones…para colaborar con la paz.

Hoy sembraré un gesto pacífico…para que haya menos nervios.

Hoy sembraré en mi mente una buena lectura…para el gozo de mi
espíritu.

Hoy sembraré justicia en mis gestos y palabras…para que reine la
verdad.

Hoy sembraré un gesto de delicadeza…para que haya más bondad.

SI CADA UNO DE NOSOTROS EN EL DIA DE HOY SEMBRAMOS AL MENOS ALGUNAS DE ESTAS SEMILLAS …posiblemente nos podamos mirar como verdaderos Hermanos,
Hijos de un mismo DIOS CREADOR y colaboradores de un mundo más
humano…

A %d blogueros les gusta esto: