Lo que el mundo necesita

 
Un anciano muy pobre se dedicaba a sembrar árboles de mango.

Alguien le dijo:
– ¿Cómo es que a su edad se dedica a plantar mangos? !Tenga por seguro que no vivirá lo suficiente para consumir sus frutos!

El anciano respondió apaciblemente:
-Toda mi vida he comido mangos de árboles sembrados por otros.
 ¡Que los míos rindan frutos para quienes me sobrevivan!

Habitamos un universo espléndido en el que todo y todos tienen algo que ofrecer.
Los árboles dan, los ríos dan, la tierra da, el sol y la luna y las estrellas dan.
¿De dónde, pues, esa ansiedad por tomar, recibir, amasar,
juntar, acumular, sin dar nada a cambio?

Todos podemos dar algo, por pobres que seamos.

Podemos ofrecer pensamientos agradables, dulces palabras, sonrisas radiantes, conmovedoras canciones, una mano firme y tantas otras cosas que alivian a un corazón herido.

Más que dinero, lo que el mundo necesita es amor… y simpatía.
Anuncios

Acerca de Patricio Benitez
JESUS POR MARIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: