Judaísmo y comunismo misma ideología?

Se puede probar la relación entre el judaísmo y el comunismo de dos maneras: Desde el punto de vista material, que consiste en mostrar los protagonistas y los hechos que relacionan al judaísmo y al comunismo, y desde el punto de vista ideológico, mostrando las semejanzas ideológicas entre las dos ideologías. La más interesante y la que más me gusta es la relación ideológica, pero es mejor empezar por la material.

1. Relación material.

Los judíos inventaron, financiaron e implantaron el comunismo.

a) La revolución bolchevique.

El autor de “El manifiesto comunista”, (publicado en 1848) fue Karl Heinrich Marx, nacido Kissel Mordechai, y era judío. Su padre, Hirschel, era hijo, yerno y hermano de rabinos. Se hizo protestante (y se cambió el nombre a Heinrich), cuando un edicto prusiano de 1817 prohibió a los judíos ejercer la abogacía, y bautizó a su hijo a la edad de 6 años. Esta no era una familia judía normal, sino que era una familia de rabinos. Los rabinos son los autores y propagadores de las enseñanzas del Talmud, que es la obra más sagrada y extremista del judaísmo (más que la Biblia). Esto indica 2 cosas:

  • La conversión al protestantismo fue falsa y fingida, por motivos de adaptación y ocultamiento social.
  • De un ambiente judío extremista no puede salir una obra de fraternidad universal, sino un instrumento de dominación hábilmente enmascarado.

La familia banquera judía Rothschild financió las ediciones de “El manifiesto comunista”. Además, los banqueros judíos de Frankfurt y Nueva York, Jacob Schiff, Otto Kahn, los hermanos Max y Felix Warburg, Max Breitung, Jerónimo Henauer, Olf Aschberg y Kuhn Loeb, financiaron la revolución bolchevique de 1917 en Rusia. Al parecer, los cheques de los pagos efectuados se conservan en el Museo Británico en la Biblioteca Nacional de Londres. ¿O es que alguien se creía que al ejército del zar se le vencía así como así?.

Casi todos los dirigentes de la URSS y países satélites fueron judíos. Por ejemplo:

  • Lenin, cuyo nombre real era Wladimir Ilich Ulianov, fue dictador supremo. Le cambiaron el nombre a una ciudad en su honor (Leningrado).
  • Leon Davidovich Trotsky, cuyo nombre real era Lev Davidovich Bronstein, fue comandante supremo del Ejército Rojo. Cuando estuvo exiliado de Rusia en EEUU, sus amigos judíos del cine le dieron un empleo y participó en 3 películas (esto lo pongo como curiosidad).
  • Yuri Andropov: Director de la KGB y después dictador supremo.
  • Jacob Sverdlov: Primer presidente de la Unión Soviética. Ordenó matar a la familia del Zar. Le cambiaron el nombre a una ciudad en su honor (Sverdlovsk).
  • Lazar Moiseyevich Kaganovich: Jefe de las matanzas bajo Stalin.
  • Aleksandr Orlov: Nombre real, Leiba Lazarevich Feldbin, comandante del ejército. Fue jefe de la Seguridad de los Soviets en la Guerra Civil Española y supervisó la masacre de curas y campesinos españoles.
  • Serguei Eisenstein: Director de las películas de propaganda comunistas.
  • KOMZET: Comisión para el asentamiento de comunistas judíos en las tierras “limpiadas” tras matar a los cristianos en Ucrania. Fundado por el financiero judeoamericano Julius Rosenwald.
  • Kohen: De nombre real Bela Kun, fue dictador supremo en Hungría en 1919.
  • Julius and Ethel Rosenberg: Robaron secretos de la bomba atómica para Stalin.
  • Ferdinand Lassalle, Rosa Luxemburgo, Karl Kautsky, … y muchos más.

Durante la segunda Guerra Mundial el servicio secreto del ejército rumano investigó en Rusia el origen y posiciones durante la revolución de los más conocidos jefes. De 502 autoridades, 457 eran judíos (a pesar de ser no más del 1’5% de la población) y sólo 43 comisarios de origen cristiano ruso.

David Duke menciona en el prefacio de su libro “Supremacismo judío” información obtenida de los Archivos Nacionales de los Estados Unidos, que en el primer gobierno de la Rusia comunista había sólo 13 rusos étnicos y más de 300 judíos de un total de 384 comisarios. El corresponsal jefe de London Times de la época lo describió como una “invasión” y una “conquista” de Rusia por judíos. Lo mismo dijo el embajador de EEUU en Rusia, David Francis.

Más citas demostrativas:

“Una conquista por judíos bolcheviques que habían agarrado al pueblo ruso por el pelo de sus cabezas convirtiéndose en los dueños de este enorme imperio” (Winston Churchill).

“La revolución rusa es una revolución del judaísmo. Significa un cambio en la historia del pueblo judío. Digamos francamente que fué una revolución judaica, porque los judíos eran los revolucionarios más activos de Rusia” (Jacob Haas, escritor judío en su libro “Los Macabeos”)

“La revolución rusa que estamos viendo, será obra exclusivamente de nuestras manos” (periódico judío de París “Le peuple juif”, 16-02- 1919)

“Sin exageración puede asegurarse que la gran revolución social de Rusia se llevó a cabo por medio de los judíos. Cierto es que en las filas del Ejército Rojo hay soldados que no son judíos. Son soldados rasos. Pero en los Comités y en los Comisariados del Soviet, los judíos conducen a las masas de proletarios rusos ante la victoria revolucionaria” (Mauricio Cohen, judío, en el periódico “El Socialista”, de Madrid)

b) Otros países.

El Partido Comunista Cubano fue fundado el 16 de agosto de 1.925 en el Centro Popular Judío situado en la calle Zulueta de La Habana. El fundador fue el judío Abraham Zincowich (más conocido por Fabio Grobart), Comisario del Komintern para el área del Caribe. El komintern era el órgano encargado de expandir el comunismo por el mundo.

El presidente de EE.UU., Franklin Delano Roosevelt (cuyo verdadero apellido judío era Rosenwelt y masón), entregó en Yalta media Europa al imperio de la URSS. Se vio así la farsa de que EEUU había entrado en guerra por “la libertad”. Habían entrado a combatir al nacionalsocialismo.

Otro presidente de EE.UU., Harry Salomón Truman, que era judío y masón traicionó al líder nacionalista chino Chiang Kai Chek, dejando que triunfara el comunista Mao Tse Tung, (además de tirar 2 bombas atómicas sobre Japón).
Durante la caza de brujas en EEUU, el senador Joseph McCarthy señaló a los elementos comunistas infiltrados en la Administración, en la prensa y en Hollywood, resultando que la mayoría eran agentes soviéticos de origen racial judío.

El movimiento sionista fue fundado por Theodore Herzl. El plan de Herzl era fundar un estado marxista judío en algún sitio poco poblado extranjero.

Llama la atención que el Registro Comunal Judío claramente establece que el sionismo es un movimiento marxista. Cuando ocuparon la ciudad de Haifa en Palestina, pasó a ser conocida como “Haifa roja”.

Ben Gurion, ex-primer ministro de Israel, profetizó (Look magazine, 1962):

“En Jerusalén, las Naciones Unidas (unas auténticas Naciones Unidas) construirán un Santuario de los Profetas para servir a la unión federada de todos los continentes; será la sede del Tribunal Supremo de la Humanidad”

2. Relación ideológica.

El comunismo es un sistema económico y social en el que el gobierno controla todas las formas de propiedad y riqueza. Karl Marx basó su comunismo en el kahal histórico, que es un sistema de vida comunal judío. El kahal fue esencialmente una forma primaria de comunismo, en el que las necesidades de la comunidad, tales como la comida, alojamiento y empleos se asignan de una manera colectiva.

El semanario “Mundo Judío” de México D.F. afirmaba el 10 de Enero de 1.929:

“El ideal del bolchevismo está de acuerdo con el más sublime ideal del judaísmo”

El escritor, también judío, Hans Gohe, en su obra “Die Politische Idee” escribió la siguiente frase:

“El socialismo de Marx es la meta de las aspiraciones judías”

Otro escritor judío, Alfredo Nossing, dice en su libro “Integrales Judentum”:

“El movimiento socialista es obra de los judíos. Los judíos fueron los que imprimieron en él la marca de sus cerebros. El socialismo es el cumplimiento del mosaísmo, la realización del Estado Mundial anunciado por nuestros profetas”.

En Varsovia (Polonia) se editaba el periódico judeo-bolchevique “Haijnt”. En el número correspondiente al 3 de agosto de 1.928 publica lo siguiente:

“Al frente de los revolucionarios rusos iban los alumnos judíos de la Escuela Rabínica de Lidia… Nuestro hermano Marx fué el encargado de cumplir lo que han mandado nuestros Profetas…”

Pío Moa, ex-comunista y ex-miembro del grupo terrorista comunista GRAPO dijo en una entrevista publicada el V05-11-2004 en La Revista de Libertad Digital:

“El marxismo tiene una virtud, parece dar una explicación a todo y, como explica Schumpeter es una cosa muy ampliamente comprensiva. No es simple economía, no es simple filosofía, no es simple sociología… es un conjunto de todo ello que parece que, aunque falle una cosa, se sostienen las otras. Por esta razón creo que ha atraído a tantísima gente durante tantos años”

En efecto, esta ideología encandila a mucha gente, la cual se comporta de una manera fanática en muchos casos. Esto muestra que lo viven de una manera religiosa, y es que, en efecto, tiene una gran carga religiosa implícita, la del judaísmo, que hace que el comunismo sea algo más que una simple ideología. Otro ejemplo:

“Mi fe es en Dios y Marx es el vehículo de ese método científico y sociológico para cambiar el mundo, pero con Dios como meta. A través de los dos entiendo que es posible alcanzar un mundo de justicia, fraternidad y amor. Marx nos presenta una herramienta ideológica para lograr la sociedad comunista perfecta, sin clases. Marx está en la misma línea de los grandes profetas bíblicos”. (Ernesto Cardenal, sacerdote nicaragüense ex-ministro de cultura con el gobierno sandinista, V27-02-2009 en El Mundo)

Es como el cine sionista, que contiene muchas veces claros elementos religiosos y místicos que le dan a las películas un toque trascendental elevando esas películas por encima de la superficialidad que tendrían si solamente fueran historias de aventuras. Por ejemplo: Star Wars con sus caballeros jedi dominadores de la Fuerza; el mesianismo presente en The Matrix, Dune o Terminator; la personificación del demonio en Alien; etc.).

El rabino Baruch Levi y Karl Marx mantuvieron cierta correspondencia. De 1848 y publicada en 1935 (según otras fuentes, junio de 1928), por la revista “Revue de Paris”, número 11, pagina 574, (y también en la obra del historiador sueco H. V. Heekelingen “Israel, su pasado, su futuro”, autor también de “El orgullo judío”):

“El pueblo hebreo considerado en su conjunto, será su propio Mesías. Alcanzará su señorío en el mundo mediante la unificación de las otras razas humanas, la eliminación de las fronteras y de las monarquías, que son los bastiones del particularismo, y mediante la constitución de una república mundial que en todas partes acordará los derechos cívicos a los hebreos.

En esa nueva organización de la humanidad, los hijos de Israel llegarán a ser en todas partes y sin encontrar obstáculos, elemento dirigente, sobre todo si consiguen colocar a las masas proletarias bajo la dirección de alguno de ellos.

Los gobiernos de los pueblos comprendidos en esa república mundial, con la ayuda del proletariado victorioso, caerán sin dificultad en manos hebraicas. La propiedad privada será sofocada entonces por los directores de la raza hebraica, que dondequiera que estén administran el patrimonio estatal. Así se cumple la promesa del Talmud, vale decir la promesa de que los llegados a los tiempos mesiánicos poseerán la llave de todos los bienes y de todos los pueblos de la tierra…”

Escribió Juan Pujol durante la Guerra Civil (20-12-1936):

“… el furor iconoclasta que lleva a las hordas rojas a destruir las imágenes sagradas con verdadero ensañamiento. Al ateo, que lo es sinceramente, las imágenes de Cristo, la Virgen y los santos le parecen pueriles y le dejan indiferente. Para sentir esa furia vengativa es preciso estar animado de una especie de fanatismo religioso opuesto al cristiano, de un afán rencoroso de talmudista o de rabino, largo tiempo reprimido, u obedecer las sugestiones del que lo sienta. Si se piensa que “el puño cerrado y en alto es un ademán habitual de la Sinagoga”, se comprenderá la conexión profunda que hay entre la inspiración bolchevique y la decapitación – que a primera vista parece estúpida – de las imágenes religiosas cristianas. El bruto que en Castilla, Extremadura o Andalucía corta la cabeza a los santos de madera, obedece la impulsión religiosa del Samuel o el Levy que en Londres, en París o en Nueva York, parece un perfecto hombre de mundo, cuyas únicas e inocentes distracciones de sus negocios consisten en las comidas rotarias”

En efecto, en Rusia durante la revolución bolchevique, también se quemaban iglesias y se respetaban sinagogas.

Dice el israelita Jacob Alejandrovich Brafman, que el control de cada individuo judío es muy minucioso en todas las actividades de su vida pública y en la privada y que el dominio totalitario de la comunidad judía sobre el individuo judío es absoluto y hasta penetra en la intimidad del hogar israelita. En esto se aprecia una semejanza clara con el comunismo: totalitarismo y control sobre el individuo.

Dice Erich Fromm (judío) en su libro “Tener y Ser”, citando pasajes de la Biblia:

“Los hebreos anhelaban la abundancia de Egipto;

Decían: “Ojalá hubiéramos muerto por mano de jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de las carnes, cuando comíamos pan en hartura; pues nos habéis sacado a este desierto; para matar de hambre a toda esta multitud” (Éxodo 16:3). Dios responde, … Le promete alimentarlo: en la mañana con “pan” y en la noche con “carne”. Añade dos importantes mandamientos: cada individuo debe recoger de acuerdo a sus necesidades. “Y los hijos de Israel lo hicieron así: y recogieron unos más, otros menos. Y medíanlo por comer, y no sobraba al que había recogido mucho, ni faltaba al que había recogido poco: cada uno recogió conforme a lo que había de comer”
(Éxodo 16:17-18).

Por primera vez, aquí se formuló el principio que Marx hizo famoso: “a cada quien según sus necesidades”. El derecho de alimentarse se estableció sin cortapisas. Dios es aquí la madre que alimenta a sus hijos, que no deben hacer nada para establecer su derecho de ser alimentados. El segundo mandamiento condena la acumulación, la codicia y la posesividad. Al pueblo de Israel se le ordenó que no guardara nada para la mañana siguiente.

En ese mismo libro, Eric Fromm dice:

“Como Hennann Cohen, Ernst Bloch, y otros investigadores afirmaron durante las décadas pasadas, el socialismo fue la expresión secular del mesianismo profético. Quizá la mejor manera de demostrar esto es citar la caracterización de la Época Mesiánica que se hace en el Código de Maimónides:

“…(párrafo grueso)

En esa era no habrá ni hambre ni guerras, ni celos ni luchas. Los bienes terrenales serán abundantes, y el bienestar estará al alcance de todos. La única preocupación de todos será conocer al Señor. Como los israelitas serán muy sabios, conocerán cosas que hoy día están ocultas y lograrán comprender a su creador hasta la máxima capacidad del espíritu humano, pues escrito está: “La tierra será llena del conocimiento de Jehová, como cubren la mar las aguas”. (lsaías 11:9).

“En esta descripción, la meta de la historia es permitir a los hombres dedicarse enteramente al estudio de la sabiduría y al conocimiento de Dios; no al poder ni al lujo. La época mesiánica es de paz universal, falta de envidia y abundancia material. Este panorama está muy próximo al concepto de la meta de la vida que Marx expresó al final del tercer volumen de ‘El capital’”.

Sigue Erich Fromm mostrando semejanzas entre el marxismo y el judaísmo. Por ejemplo:

“Marx, como Maimónides, no postula una solución final escatológica … La idea de Maimónides de que “la preocupación de todo el mundo será conocer al Señor”, es para Marx “el desarrollo del poder humano… [como] su propio fin.

Tener y ser como dos formas distintas de la existencia humana son el núcleo de las ideas de Marx para el surgimiento del hombre nuevo”.

Esta última frase, hablando del “hombre nuevo”, sirve como ejemplo del nivel religioso en el que se mueve el marxismo, buscando la creación de un hombre nuevo, alejado de la realidad y por lo tanto, alejado de la validez que supuestamente pretende tener, pero más apto para captar nuevos adeptos, que es lo que en realidad pretende.

Las categorías de tener y ser no son “formas distintas” como Marx y Erich Fromm afirman, sino complementarias. Ejemplos se pueden poner muchos de cómo, por medio del tener se llega al ser (teniendo dinero, se tiene acceso a Internet, que se puede usar para aprender = Ser; o el hombre primitivo, teniendo herramientas, cazaba o cultivaba la tierra mejor, vivía mejor y aumentaba su esperanza de vida = Ser).

Anuncios

Acerca de Patricio Benitez
JESUS POR MARIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: