¿Porque Dios destruyó a Sodoma y Gomora?

10659272_844697472230757_2892407490451700143_n Sodoma y Gomorra eran ciudades muy prósperas.

Génesis 13:10 Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y aGomorra.

Pero la gente de Sodoma y Gomorra no creía que necesitaban a Dios ni creyeron en sus leyes. Ellos abiertamente desafiaron a Dios y actuaban como si Él no existiera. A pesar de la riqueza de Sodoma y Gomorra, las dos ciudades se volvieron llenas de corrupción, adulterio, fornicación y homosexualidad. A causa de estos pecados, Dios dijo: “los destruiré”. Los ciudadanos de esas ciudades fueron advertidos por el siervo de Dios Abraham que se arrepientan y retornen a Él, pero no le creyeron y no quisieron escuchar. Se sentían que eran invulnerables y que ni siquiera Dios mismo los podía tocar. La historia de Sodoma y Gomorra se encuentra en Génesis 18:20 hasta el capítulo 19. Abraham intercedió ante Dios para que perdonase a Sodoma y Gomorra (Génesis 18:23-33). Dios le dijo a Abraham que si él pudiera encontrar sólo 10 personas justas delante de su presencia, que no destruiría las ciudades, pero Dios no podía encontrar ni siquiera diez justos en ese lugar.

Génesis 19:24-25 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.

Después de lo ocurrido en Sodoma la homosexualidad es llamada “sodomía”. Romanos 1:25-27

Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

1 Corintios 6:9-10 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Los grandes imperios de Roma y Grecia cayeron no sólo por su corrupción, sino que también estaban involucrados en losmismos pecados sexuales como Sodoma Gomorra. Proverbios 14:34

La justicia engrandece a la nación; Mas el pecado es afrenta de las naciones.

La homosexualidad es una de la razones principales de la propagación del SIDA, pero a pesar de este hecho médico, ciegamente esto es totalmente ignorado y se sigue promoviendo la homosexualidad. Podemos tener todos los programas de ‘detén el SIDA’ que nos guste y gastar miles de millones de dólares en ellos, pero mientras las personas sigan viviendo en inmoralidad y continúen rompiendo los mandamientos de Dios, todo el dinero que se gaste en dichos programas será en vano. 2 Pedro 2:4-7

Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados…

Dios no considera la homosexualidad como un derecho humano, sino como una abominación que traerá Su ira y juicio. A pesar que otros digan lo contrario.

No quisieron arrepentirse de sus caminos inmorales, por lo tanto, ellos fueron juzgados y destruidos. No tienes que creer la palabra de Dios la cual es la Biblia, todo lo que tienes que hacer es desafiarlo e ignorarlo y obtendrás los mismos resultados que generaciones anteriores obtuvieron, por ignorar y desafiar a Dios. Aunque no todos los desastres naturales son el juicio de Dios, de acuerdo a la naturaleza de la Biblia, Dios la ha usado en varias ocasiones como una de sus principales armas para juzgar naciones impías, es decir: Sodoma y Gomorra; el diluvio en los días de Noé. El libro de Apocalipsis muestra explícitamente que Él usará la naturaleza para traer juicio sobre un mundo pecador durante.
Malaquías 3:6
Porque yo Jehová no cambio […]
Hebreos 10:26-31
Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!
Lucas 17:28-30

Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.

La tecnología humana, en sí, no puede con la naturaleza. Abdías 1:3-4

La soberbia de tu corazón te ha engañado, […] que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará a tierra? Si te remontares como águila, y aunque entre las estrellas pusieres tu nido, de ahí te derribaré, dice Jehová.

Fuente: http://www.tiemposprofeticos.org/por-que-dios-destruyo-sodoma-y-gomorra/

Anuncios

La broma de don Bosco a los que querían meterle en el manicomio

No solo las autoridades civiles molestaban al pobre don Bosco e intentaban impedir el desarrollo de su Obra, sino que también sus colegas sacerdotes. Es más, a estos se les había metido en la cabeza que don Bosco estaba enloqueciendo y que todo este empeño por los jóvenes era una verdadera manía.

Algunos fueron a verle y, con toda caridad, le dijeron:

– Querido don Bosco, entiéndelo, ¡tu pones en un compromiso el carácter sacerdotal! Con tus extravagancias, con ponerte a jugar con esos chicos, acompañándoles por las calles y las plazas, pierdes el decoro, provocas asombro, ¡incluso se ríen de ti!

Y como don Bosco, seguro de su Obra, mostraba que no le convencía la lógica de las advertencias, estos seguían:

– ¡Has perdido la cabeza! ¡Ya no razonas! Pobre y querido don Bosco, no hay que obstinarse… ¡Tu no puedes hacer lo imposible! ¿No ves que incluso la Providencia está contra tu obra y que no encuentras quien te alquile un local?

– ¡Oh la Providencia! – exclamó don Bosco alzando las manos al cielo –, ¡la Providencia me ayudará! Ella me ha mandado a estos chicos y no rechazaré a ninguno, ¿entendéis? Vosotros estáis equivocados, la Providencia hará todo lo necesario. Y si nadie me alquila un lugar, fabricaré uno con ayuda de María Santísima. Habrá grandes edificios, con escuelas, laboratorios, oficinas, de todo tipo, patios amplios con pórticos… una iglesia magnífica. Y después, también sacerdotes, catequistas, asistentes, profesores, obras de arte y muchos sacerdotes, Veréis, veréis…

Al oír estas palabras, sus amigos se sintieron profundamente conmovidos, pues creían hallarse ante una clara prueba de la locura de su querido colega, y se fueron moviendo la cabeza y diciéndose entre ellos:

– ¡Pobrecillo, verdaderamente ha perdido la cabeza! Hay que tomar medidas en seguida.

Don Bosco esperaba acontecimientos, preparado para la lucha.

Estos, de acuerdo con la Curia episcopal, fueron a hablar con el director del manicomio. Tras conseguir un lugar para el supuesto loco, dos de ellos, más dispuestos y valientes, aceptaron seguir una estratagema.

Alquilaron un coche cerrado, fueron a donde vivía don Bosco y le invitaron a dar un paseo, diciéndole:

– Un poco de aire te hará bien, querido don Bosco; ven, tenemos aquí una carroza que nos espera.

El Santo se dio cuenta en seguida de la jugada, pero aceptó la invitación, exclamando:

– ¡Caramba!…¡una carroza!…¡Viva la carroza!….En  verdad no suelo usarla, pero ¡vamos!

Al llegar al coche, le invitaron a entrar, pero él respondió:

– ¡No! Sería una falta de respeto por mi parte. Entren ustedes primero.

Estos subieron sin sospechar seguros de que don Bosco les seguiría, pero apenas lo hicieron, él cerró con fuerza la portilla y gritó al cochero:

– ¡Pronto!…¡¡al manicomio!!! El cochero espoleó al caballo y más rápido que nunca, llegó a la meta, donde le recibieron las puertas abiertas y los enfermeros preparados.

El guardián cerró en seguida el portón. Los enfermeros rodearon la carroza, y en lugar de un loco encontraron dos.

Aunque protestaron enérgicamente, fueron llevados al piso de arriba, y como no había ni médicos ni el director, porque era mediodía, tuvieron que quedarse a comer con los demás pacientes. Hacia la noche, aclarado el equívoco, fueron puestos en libertad.

La cosa corrió por la ciudad, y desde aquel día cambió la opinión sobre el santo y aumentó la admiración hacia él.

Tomado del libro “Don Bosco que ríe”, recien publicado en Italia por San Paolo

Las fuertes Promesas a quien Invoque a los Ángeles con la Coronilla de San Miguel Arcángel

Una oración a los Coros angélicos.

El arcángel le dijo a la religiosa Sierva de Dios Antonia De Astónac, en una aparición aproximadamente por el año 1750, que deseaba ser honrado mediante la recitación de nueve salutaciones.

san miguel arcangel

Estas nueve plegarias corresponden a los nueve coros de ángeles. La corona consiste de un Padrenuestro y tres Ave Marías en honor de cada coro angelical.

PROMESAS DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

A los que practican esta devoción en su honor, San Miguel promete grandes bendiciones:

Enviar un ángel de cada coro angelical para acompañar a los devotos a la hora de la Santa Comunión.

Además, a los que recitasen estas nueve salutaciones todos los días, les asegura que disfrutarán de su asistencia continua. Es decir, durante esta vida y también después de la muerte.

Aun mas, serán acompañados de todos los ángeles y con todos sus seres queridos, parientes y familiares para ser librados del Purgatorio.

San Miguel Arcangel mata a la serpiente

INDULGENCIAS

El Papa Pío IX concedió las siguientes indulgencias:

– Indulgencia parcial, a los que recen esta Corona con el corazón contrito.
– Indulgencia parcial, cada día que lleven consigo la Corona o besaren la medalla de los Santos Ángeles que cuelga de ella.
– Indulgencia plenaria una vez al mes, a aquellos que la rezaren diariamente, el día que escogieren, verdaderamente contritos, confesados y comulgados, rogando por las intenciones de su Santidad.
– Indulgencia plenaria, con las mismas condiciones, en las fiestas de la Aparición de San Miguel Arcángel (8 de mayo); de su Dedicación (29 de septiembre); y de los Santos Ángeles Custodios (2 de octubre).

 

CÓMO ES LA CORONILLA

En esta coronilla invocaremos a los nueve coros de ángeles. Después de cada invocación rezaremos 1 Padre Nuestro y 3 Avemarías. Ofreceremos esta coronilla por la Iglesia, para que sea defendida de todas las asechanzas del demonio, y por los que están más alejados de Dios.

iglesia de san miguel hamburgo

En el Nombre del Padre…
Se comienza la Corona rezando, la siguiente invocación:
Dios mío, ven en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre, etc.

1. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Serafines, enciende en nuestros corazones la llama de la perfecta caridad. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

2. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Querubines, dígnate darnos tu gracia para que cada día aborrezcamos más el pecado y corramos con mayor decisión por el camino de la santidad. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

3. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Tronos, derrama en nuestras almas el espíritu de la verdadera humildad. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

4. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de las Dominaciones, danos señorío sobre nuestros sentidos de modo que no nos dejemos dominar por las malas inclinaciones. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

5. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Principados, infunde en nuestro interior el espíritu de obediencia. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

6. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de las Potestades, dígnate proteger nuestras almas contra las asechanzas y tentaciones del demonio. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

7. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de las Virtudes, no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

8. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Arcángeles, concédenos el don de la perseverancia en la fe y buenas obras de modo que podamos llegar a la gloria del cielo. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

9. Todopoderoso y eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los Ángeles, dígnate darnos la gracia de que nos custodien durante esta vida mortal y luego nos conduzcan al Paraíso. Amén.
(1 Padre Nuestro y 3 Avemarías)

San Miguel del Milagro en la iglesia de Tlaxcala

Se reza un Padre Nuestro en honor de cada uno de los siguientes ángeles:
*En honor a San Miguel
*En honor a San Gabriel
*En honor a San Rafael
*En honor a nuestro Ángel de la Guarda

Glorioso San Miguel, caudillo y príncipe de los ejércitos celestiales, fiel custodio de las almas, vencedor de los espíritus rebeldes, familiar de la casa de Dios, admirable guía después de Jesucristo, de sobrehumana excelencia y virtud, dígnate librar de todo mal a cuantos confiadamente recurrimos a ti y haz que mediante tu incomparable protección adelantemos todos los días en el santo servicio de Dios.
V. Ruega por nosotros, glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo. 
R. Para que seamos dignos de alcanzar sus promesas.

Oremos.
Todopoderoso y Eterno Dios, que por un prodigio de tu bondad y misericordia a favor de la común salvación de los hombres, escogiste por Príncipe de tu Iglesia al gloriosísimo Arcángel San Miguel, te suplicamos nos hagas dignos de ser librados por su poderosa protección de todos nuestros enemigos de modo que en la hora de la muerte ninguno de ellos logre perturbarnos, y podamos ser por él mismo introducidos en la mansión celestial para contemplar eternamente tu augusta y divina Majestad. Por los méritos de Jesucristo nuestro Señor. Amén.  

Si queremos, al final de la Coronilla a San Miguel Arcángel, podemos agregar la siguiente oración a María Reina de los Ángeles.

 

ORACIÓN A MARÍA REINA DE LOS ÁNGELES

Historia de esta oración. Ante el gran combate espiritual que libramos, Dios ha querido proveer por nosotros. Pero debemos rezar si deseamos su ayuda.

maria reina de los angeles

Escribe acerca de la Reina de los Ángeles el Venerable Luis Eduardo Cestac, fundador de la Congregación de las Siervas de María:

En 1863 un alma… sintió su mente elevada hacia la Santísima Virgen, quien le dijo que efectivamente, los demonios andaban sueltos por el mundo, y que había llegado la hora de rogarle como Reina de los Ángeles pidiéndole las legiones santas para combatir y aplastar los poderes infernales.

–”Madre mía”, dijo esta alma, “¿ya que sois tan buena, no podrías enviarlas sin que os rogáramos?”

–”No”, respondió la Santísima Virgen, “la oración es condición impuesta por Dios para alcanzar las gracias”.

– “Entonces, Madre mía”, dijo el alma “¿querrías enseñarme Vos la manera de rogaros?”

Y creyó escuchar la oración “Oh Augusta Reina…”

El señor Cestac fue el depositario de esta oración. Lo primero que hizo fue presentarla a Monseñor Lacroix, obispo de Bayona, quien le dio su aprobación. Inmediatamente mandó imprimir medio millón de ejemplares, que distribuyó gratis por todas partes.

No estará demás advertir que, durante la primera impresión, las máquinas se rompieron dos veces. La oración a la Reina de los Ángeles se extendió rápidamente y fue aprobada por muchos obispos y arzobispos.

San Pío X concedió trescientos días de indulgencia a quienes la rezaren.

¡Oh Augusta Reina de los Cielos
y Señora de los Ángeles!
Pues habéis recibido de Dios el poder y la misión de aplastar la cabeza de la serpiente infernal; dignaos escuchar benigna las súplicas que humildemente os dirigimos; enviad las santas legiones para que, bajo vuestras órdenes, combatan a los demonios, donde quiera repriman su audacia y los persigan hasta precipitarlos al abismo.

¿Quién como Dios?
Santos Ángeles y Arcángeles, defendednos y guardadnos. ¡Oh buena y tierna Madre! Vos seréis siempre nuestro amor y nuestra esperanza. ¡Oh divina Madre! Enviad los Santos Ángeles para defendernos y rechazar lejos al demonio, nuestro mortal enemigo. Amén. 

via: http://forosdelavirgen.org/74405/invocando-a-los-angeles-con-la-coronilla-de-san-miguel-arcangel-14-01-15/#.VWiPqPhHcPQ.facebook

¿Por qué existe el Infierno si Dios es tan bueno?

Dios es, infinitamente Bueno, es cierto. Pero Dios es también infinitamente Justo. Todos los atributos de Dios tienen la misma medida: son infinitos.

Mientras vivimos en la tierra es tiempo de la Misericordia Divina. Dios nos perdona todas nuestras faltas -hasta las más graves- cometidas contra El, si nos arrepentimos, si nos confesamos. Estamos en tiempo de Misericordia, mientras estamos aquí. Por eso hay que aprovechar nuestra vida en la tierra como preparación para la otra Vida, la que nos espera después de la muerte. Y allí habrá Vida de felicidad perfecta en el Cielo para los que han amado a Dios aquí en la tierra. O habrá condenación eterna de castigo en el Infierno para los que han rechazado a Dios y mueren en esa condición.

Dios no destina a nadie al Infierno. La voluntad de Dios es que todos los seres humanos nos salvemos. Depende de cada uno, entonces, el aprovechar o desaprovechar todos los medios que Dios pone a nuestra disposición para que alcancemos la salvación eterna.

¿Cuáles son esos medios? Los Sacramentos, principalmente el Bautismo, la Confesión, la Comunión. Tenemos también la oración … y tantas otras gracias que Dios nos ofrece para que nos ayuden a llegar al Cielo.

Aprovechemos que éste es el tiempo de la Misericordia Divina. Eso fue lo que Jesucristo dijo a Santa Faustina Kowalska, para que lo comunicara al mundo entero:

Habla al mundo de mi Misericordia, para que toda la humanidad conozca la infinita Misericordia mía. Es la señal de los últimos tiempos. Después de ella vendrá el día de la justicia. Todavía queda tiempo … Antes de venir como Juez justo, abro de par en par las puertas de mi Misericordia. Quien no quiera pasar por la puerta de miMisericordia, deberá pasar por la puerta de mi Justicia.

La Justicia de Dios y su Misericordia van a la par. Pero a través de esta Santa de nuestro tiempo nos hace saber que por los momentos, para nosotros, tiene detenida su Justicia para dar paso a su Misericordia. No nos castiga como merecemos por nuestros pecados, ni castiga al mundo como merecen los pecados del mundo, sino que nos ofrece el abismo inmenso de su Misericordia infinita. Pero si no nos abrimos a su Misericordia, tendremos que atenernos a su Justicia.

Jesús también hizo que Santa Faustina conociera el Infierno. He aquí lo que nos informa ella de este lugar de castigo:

Hoy, un Angel me llevó a los precipicios del Infierno. Es un lugar de grandes torturas. ¡Es impresionante el tamaño y la extensión del sitio!

He aquí los tipos de torturas que vi: la pérdida de Dios, el remordimiento de conciencia perpetuo, el saber que esa condición nunca va a cambiar, el fuego que penetra el alma sin destruirla; la permanente oscuridad y un terrible hedor que sofoca, pero, a pesar de la oscuridad, los demonios y las almas de los condenados se ven y ven toda la malignidad, propia y de los demás; la compañía constante de Satanás; la horrible desesperación, el odio a Dios, las palabras horrendas, las maldiciones y las blasfemias.

“Estas son las torturas que sufren en general todos los condenados, pero éste no es el fin del sufrimiento. Hay torturas especiales destinadas a las almas en particular. Son los tormentos de sus sentidos. Cada alma pasa por sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la manera en que han pecado. Que sepa el pecador que será torturado por toda la eternidad en aquellos sentidos que utilizó para pecar.

He recibido el mandato de Dios de dejar esto por escrito, para que ninguna alma pueda excusarse diciendo que no existe el Infierno … Yo, la Hermana Faustina, por orden de Dios, he visitado los abismos del Infierno, para poder hablar a las almas sobre esto y para poder dar testimonio de su existencia.

Lo que he escrito es sólo una sombra pálida de las cosas que vi allí. Pero sí noté una cosa: que la mayoría de las almas que están allí son las que se han negado a creer en el Infierno.

 

fuente: http://www.pildorasdefe.net/post/conocetufe/IHS.php?id2=Por-que-existe-el-Infierno–si-Dios-es-tan-bueno

A %d blogueros les gusta esto: