Biblias en español buenas y malas

Hay personas que compran una Biblia más por la presentación que por el contenido. Es muy importante saber si la Biblia que compramos es católica y fiel al original, tanto en el texto de la traducción como en las introducciones a cada libro y en sus notas.

Ofrecemos un listado de las traducciones que más frecuentemente podemos encontrar en las librerías con una breve anotación respecto a sus características más importantes.

El criterio genérico de que ‘Las Biblias después de 1960 son malas’ no es correcto, ya que han salido buenas traducciones con excelentes comentarios posteriores a este año. Sí es verdad que la mayoría de estas Biblias posteriores a esa fecha son de tinte modernista y desvirtúan la divinidad de los libros sagrados; por lo que tendremos que tener cuidado cuando compremos una Biblia y fijarnos tanto de la versión de la Biblia como del año de la edición que fue hecha.

Por ejemplo: La Biblia de Nácar-Colunga suelen ser bastante buenas en sus versiones anteriores al 1960; en cambio, después de esa fecha ya tienen connotaciones modernistas.

Primero de todo, para saber si una Biblia es católica tenemos que mirar en la contraportada del libro y buscar el “Nihil Obstat” y el “Imprimatur” con el sello o firma de alguna autoridad católica competente (obispo, censor…). Ahora bien, no todas las Biblias que llevan el Imprimatur son realmente fieles al original. Es por ello que si no lo lleva ya sabemos que no es católica. Además tendremos que buscar si es fiel. Dado que para un fiel católico no tiene la ciencia suficiente para poderlo saber por sí mismo. Damos aquí una lista de las malas y las buenas biblias que se pueden encontrar en las librerías. Esta lista no es exhaustiva.

Malas Biblias en español

  • Biblia Latinoamérica, Latinoamericana o Biblia pastoral: Es una traducción marxista con comentarios a favor de la Teología de la liberación. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia de América: Es un esfuerzo fallido por contrarrestar a la Biblia Latinoamérica. Es modernista. Es desaconsejable.
  • Biblia del Pueblo de Dios: Es una edición argentina muy popular pero con una traducción pésima y tendenciosa. Es desaconsejable.
  • Biblia versión Popular “Dios Habla Hoy”: De origen protestante y sin notas católicas. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia en Lenguaje actual: Es igualmente una traducción protestante. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia católica para jóvenes: El texto está tomado de la Biblia de América. Las reflexiones no tienen una doctrina clara, y además son ecuménicas y ambiguas. Es desaconsejable.
  • Biblia católica para la Familia: Texto Biblia del Pueblo de Dios. Reflexiones e introducciones contrarias a la Tradición cristiana y a la interpretación clásica de las Escrituras. Es desaconsejable.
  • Nueva Biblia de Jerusalén: Texto totalmente diferente al de la antigua edición. Cuestiona los dogmas y la historicidad del texto sagrado. Es desaconsejable.
  • Biblia del Nuevo Milenio Ecuménica: Pone en duda la historicidad de la Biblia y sus notas son cuestionables y ambiguas. Totalmente desaconsejable.
  • Biblia Ecuménica: En colaboración con protestantes. No tiene notas dogmáticas, la traducción y los comentarios están hechos en base a compromisos doctrinales con los protestantes, por lo que es totalmente desaconsejable.
  • La Biblia. Palabra de Dios” es la traducción de la Biblia de Editorial Paulinas. Es una Biblia ecuménica, ya que es el fruto del esfuerzo conjunto de Paulinas y Sociedades Bíblicas Unidas. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia del Peregrino (también llamada Nueva Biblia Española) y su edición más actual de índole pastoral, Biblia de Nuestro Pueblo del Padre Luis Alonso Schökel) : con bastantes fallos de traducción. Es una Biblia tendenciosa y modernista. Se hace amena su lectura por usar un lenguaje corriente y sencillo, pero no es fiel a la traducción original.
  • Sagrada Biblia (Traducción de la Conferencia Episcopal Española): Es la Biblia que se lee en las Misas del Novus Ordo; aunque desde el punto de vista escriturístico no es muy fiel al original, su lectura se hace fácil pues es la que estamos acostumbrados a oír en la Misa. Tiene bastante influencia modernista. No es una Biblia de estudio por su falta de fidelidad al original.
  • La Biblia Traducción Interconfesional: Como ya dice el propio nombre del libro, no es de fiar, pues lo que busca es limar las aristas en las traducciones donde católicos y no católicos diferimos.
  • Biblia de Reina Valera (RVR60): Es de origen protestante. No recomendable.
  • Santa Biblia de la Editorial San Pablo: Revisada y actualizada según las pautas del Vaticano II por un equipo de especialistas profesores de las Universidades de Comillas, Salamanca y de la Escuela Bíblica de Madrid. Marcada interpretación modernista. Desaconsejable.
  • NOTA: Si la Biblia sobre la que usted solicita información no se encuentra en esta lista, lo mejor es ir a las Biblias que sí se sabe que son buenas.

Buenas Biblias en español

  • “Sagrada Biblia” de Nacar-Colunga ediciones desde el 1944 hasta 1957. Las posteriores a 1960 ya tienen comentarios modernistas.
  • “La Sagrada Biblia” de Bover – Cantera – Edición del 1947: muy buena
  • “Sagrada Biblia” de Cantera- Iglesias – Edición del 1975: muy buena la traducción del original. Buena para estudiar la Biblia seriamente.
  • “Biblia de Jerusalén”: la del 1973 es bastante fiel, aunque es inferior a la traducción original en francés. A partir del 1998 el texto y las notas tienen tintes modernistas. Las introducciones de los libros y las notas tienden a negar la historicidad de los Evangelios y reducirlo todo a folclore y leyenda.
  • “Biblia de Navarra”: muy buena en su conjunto. Tanto el texto como las introducciones y las notas.
  • “Biblia Platense o Comentada de J. Straubinger”: Es una buena traducción de la Sagrada Escritura, aunque realizada en la primera mitad del siglo XX (acabó de traducirla en 1951). La traducción muestra la influencia de la Vulgata, a la que el autor expresamente dice seguir para los textos del Antiguo Testamento que no se encuentran en hebreo. Para los demás textos del Antiguo Testamento sigue la recensión del texto masorético. El autor dice también que tuvo en cuenta las traducciones de Nácar y Colunga y de Bover y Cantera. Tiene la lógica ausencia de las correcciones y mejoras que se introdujeron con la edición de la Neo—Vulgata (1979). Con todo es un texto realizado con minuciosidad, con buena crítica textual y una exégesis muy sólida. El estilo es correcto.

Parte de la información que aquí aparece está tomada de juanstraubinger.blogspot.com.ar

Criterios básicos para determinar la calidad de una traducción de la Biblia:

  1. Intentar que sea lo más fiel posible a los originales hebreo, arameo y griego. Ante la dificultad que supone el desconocimiento de esas lenguas, acudir a alguna traducción que haya intentado esa fidelidad, aún a costa del estilo castellano elegante. Es el caso de la traducción de Cantera e Iglesias.
  2. Contrastar la traducción con la traducción oficial de la Iglesia Católica: Nova Vulgata
  3. Comprobar que tiene el nihil obstat y el imprimatur de la autoridad eclesiástica correspondiente. Últimamente se encuentran muchas traducciones sin las mismas.
  4. Evitar las traducciones ecuménicas, incluso cuando colaboran partes católicas.
  5. Rechazar las traducciones protestantes. Algunas buenas ediciones, sobre todo críticas, deben ser reservadas para especialistas.
  6. Comprobar pasajes claves, que pueden ser fácilmente manipulados para “acercar’’ los textos a teologías rechazables como la protestante, las de la liberación (sobre todo en Sudamérica) o las de tipo Neo–Modernista:
    1. Los pasajes marianos.
    2. Los pasajes vinculados a los sacramentos.
    3. Los pasajes referentes al Primado de San Pedro.
    4. Textos sobre la justificación por la fe y las obras.
    5. El prólogo del Evangelio de San Juan.
    6. Los textos de la Resurrección del Señor.
    7. Textos re–interpretables en clave revolucionaria.
  7. Evitar las traducciones que buscan un lenguaje tan cercano al de la calle que resultan chabacanas y falsas.

Recomendación:

Ante la dificultad de encontrar una buena traducción, es aconsejable que se tengan a la vista varias buenas traducciones, para contrastar los versículos o pasajes que puedan ser dudosos. En particular, convendría tener a la vista, en un estudio sereno de la Biblia:

  1. La Nova Vulgata.
  2. La Traducción de Cantera e Iglesias.
  3. La Biblia de Navarra.
  4. Es conveniente alguna traducción más antigua, como las de Bover—Cantera;  Nacar–Colunga (ed. Anterior a 1965); la de Straubinger. Sobre todo por las notas de tipo dogmático.

Si tiene algún otro ejemplar y desea nuestra opinión, denos el título, autor y edición e intentaremos valorarla para usted.

Addendum: Para aquellos que se manejen con la informática decirles que hay tres programas informáticos muy buenos para el estudio de la Biblia: Hay dos programas que están hechos por los protestantes, pero obviando las Biblias propias de ellos, hay también algunas Biblias católicas, aunque muy pocas en español. Los programas se llaman: Logos y Bibleworks. Ambos programas son de pago. Hay sin embargo un programa gratuito muy bueno que se llama e-sword. Desde el punto de vista informático es inferior, pero a su favor tiene que vienen incluidas Biblias en español muy buenas. Este programa tiene muchas Biblias, unas católicas y otras no, pero entre las católicas en español tienen: La Biblia Nácar-Colunga, edición del 1944 y la Biblia de Navarra que son excelentes. La Biblia de Nácar-Colunga (1944)  es prácticamente imposible de encontrar, por lo que esta versión es un tesoro. En cuanto a la Biblia de Navarra, es fácil de encontrar, pero es un poco cara.

Padre Lucas Prados

 

Fuente: http://adelantelafe.com/biblias-en-espanol-buenas-y-malas/

 

 

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 1ª. De la oración dominical en general

✝ DOCTRINA CRISTIANA

1ª. De la oración dominical en general

280. ¿Cuál es la oración vocal más excelente?

R. La oración vocal más excelente es la que el mismo Jesucristo nos enseñó, que es el Padrenuestro.

281. ¿Por qué el PADRENUESTRO es la oración más excelente?

R. El Padrenuestro es la oración más excelente porque la compuso y enseñó el mismo Jesucristo; encierra con claridad y en pocas palabras cuanto podemos esperar de Dios y es la regla y dechado de todas las demás oraciones.

282. ¿No es también el Padrenuestro la oración más eficaz?

R. El Padrenuestro es también la oración más eficaz porque es la más acepta a Dios, pues hacemos oración con las mismas palabras que nos dictó su divino Hijo.

283. ¿Por qué el Padrenuestro se llama oración dominical?

R. El Padrenuestro se llama oración dominical, que quiere decir oración del Señor, precisamente porque nos la enseñó Jesucristo por su propia boca.

284. ¿Cuántas peticiones hay en el Padrenuestro?

R. En el Padrenuestro hay siete peticiones precedidas de una introducción.

285. Rezad el Padrenuestro.

R. Padrenuestro, que estás en los cielos:
1ª. Santificado sea tu nombre.
2ª. Venga a nosotros tu reino.
3ª. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.
4ª. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy.
5ª. Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.
6ª. Y no nos dejes caer en la tentación.
7ª. Mas líbranos del mal. Amén.

286. ¿Por qué al invocar a Dios al principio de la oración dominical le llamamos Padre nuestro?

R. Al principio de la oración dominical llamamos Padre nuestro a Dios para despertar nuestra confianza en su bondad infinita, siendo nosotros sus hijos.

287. ¿Cómo podemos decir que somos hijos de Dios?

R. Somos hijos de Dios: 1º., porque El nos ha creado a su imagen y nos conserva y gobierna con su providencia; 2º., porque, con especial benevolencia, nos adoptó en el Bautismo como hermanos de Jesucristo y coherederos con El de la vida eterna.

288. ¿Por qué llamamos a Dios Padre nuestro y no Padre mío?

R. Llamamos a Dios Padre nuestro y no Padre mío porque todos somos sus hijos, por lo cual hemos de mirarnos y amarnos todos como hermanos y rogar unos por otros.

289. ¿Cómo, estando Dios en todo lugar, decimos: QUE ESTÁS EN LOS CIELOS?

R. Dios está en todo lugar; pero decimos Padre nuestro que estás en los cielos para levantar nuestros corazones al cielo, donde Dios, en la gloria, se manifiesta a sus hijos.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – DE LA ORACIÓN EN GENERAL

DE LA ORACIÓN EN GENERAL

254. ¿De qué se trata en la segunda parte de la Doctrina Cristiana?

R. En la segunda parte de la Doctrina Cristiana se trata de la oración en general y del Padrenuestro en particular.

255. ¿Qué es la oración?

R. Oración es una elevación de la mente a Dios para adorarle, darle gracias y pedirle lo que necesitamos.

256. ¿De cuántas maneras es la oración?

R. La oración es de dos maneras: mental y vocal. Oración mental es la que se hace con solo la mente; oración vocal es la que se hace con las palabras, acompañadas de la atención de la mente y de la devoción del corazón.

257. ¿Hay otras maneras de oración?

R. Hay otras maneras de oración, a saber: privada y pública.

258. ¿Qué es la oración privada?

R. Oración privada es la que uno hace en particular para sí o para otros.

259. ¿Qué es la oración pública?

R. Oración pública es la que se hace por los sagrados Ministros, a nombre de la Iglesia y por la salvación del pueblo fiel. Puede llamarse, asimismo oración pública  la oración hecha en común y públicamente por los fieles, como en las procesiones, en las romerías o en la Iglesia.

260. ¿En qué se funda la esperanza de recabar de Dios por medio de la oración los auxilios y gracias que necesitamos?

R. La esperanza de recabar de Dios por medio de la oración las gracias que necesitamos se funda en la promesa de Dios omnipotente, misericordioso y fidelísimo, y en los merecimientos de Jesucristo.

261. ¿En qué nombre hemos de pedir las gracias que necesitamos?

R. Hemos de pedir a Dios las gracias que necesitamos en nombre de Jesucristo, como el mismo nos lo ha enseñado y como lo practica la Iglesia, terminando todas las oraciones con estas palabras: per Dóminum nostrum Iesum Christum, esto es, por Nuestro Señor Jesucristo.

262. ¿Por qué hemos de pedir a Dios las gracias en nombre de Jesucristo?

R. Hemos de pedir a Dios la gracias en nombre de Jesucristo porque siendo El nuestro medianero, sólo por medio de El podemos acercarnos al trono de Dios.

263. ¿Por qué muchas veces no son oídas nuestras oraciones, siendo así que la oración tiene tanta virtud?

R. Muchas veces no son oídas nuestras oraciones porque o pedimos cosas que nos convienen a nuestra salvación eterna o porque no pedimos como debemos.

264. ¿Qué cosas debemos principalmente pedir a Dios?

R. Debemos principalmente pedir a Dios su gloria, nuestra eterna salvación y los medios de alcanzarla.

265. ¿No es lícito pedir también a Dios bienes temporales?

R. Si; es lícito pedir también a Dios bienes temporales, aunque siempre con la condición de que sean conformes a su santísima voluntad y no impidan nuestra eterna salvación.

266. ¿A qué pedir a Dios lo que necesitamos, si ya lo sabe?

R. Aunque Dios sepa lo que necesitamos, quiere, no obstante, que se lo pidamos para reconocerle como dador de todo bien, atestiguarle nuestra humilde sumisión y merecer sus favores.

267. ¿Cuál es la primera y mejor disposición para hacer eficaces nuestras oraciones?

R. La primera y mejor disposición para hacer eficaces nuestras oraciones es estar en gracia de Dios o desear, al menos, ponerse en tal estado.

268. ¿Que otras disposiciones se requieren para bien orar?

R. Para bien orar se requieren especialmente recogimiento, humildad, confianza, perseverancia y resignación.

269. ¿Qué quiere decir orar con recogimiento?

R. Quiere decir pensar que hablamos con Dios, por lo cual hemos de orar con todo respeto y devoción, evitando cuanto es posible las distracciones, esto es, todo pensamiento extraño a la oración.

270. ¿Disminuyen las distracciones el mérito de la oración?

R. Si; cuando nosotros mismos las procuramos o bien no las desechamos con diligencia. Mas si hacemos lo posible para estar recogidos en Dios, no menoscaban el mérito de nuestra oración, antes pueden acrecentarlo.

271. ¿Que se requiere para hacer oración con recogimiento?

R. Antes de la oración debemos alejar todas las ocasiones de distracción, y  durante ella pensar que estamos delante de Dios, que nos ve y escucha.

272. ¿Qué quiere decir orar con humildad?

R. Quiere decir reconocer sinceramente la propia indignidad, impotencia y miseria, acompañando la oración con la compostura del cuerpo.

273. ¿Qué quiere decir orar con confianza?

R. Quiere decir que hemos de tener firme esperanza de ser oídos, si ha de ser para gloria de Dios y nuestro verdadero bien.

274. ¿Que quiere decir orar con perseverancia?

R. Quiere decir que no hemos de cansarnos de orar, aunque Dios no nos oiga inmediatamente, sino que hemos de seguir orando con más fervor.

275. ¿Que quiere decir orar con resignación?

R. Quiere decir que nos hemos de conformar con la voluntad de Dios, pues conoce mejor que nosotros cuanto nos es necesario para nuestra salvación eterna, aun en el caso que no sean oídas nuestras oraciones.

276. ¿Oye Dios siempre las oraciones bien hechas?

R. Sí; siempre oye Dios las oraciones bien hechas, pero siempre en el modo que El sabe que es provechoso para nuestra eterna salvación, y no siempre según nuestra voluntad.

277. ¿Que efectos produce en nosotros la oración?

R. La oración nos hace reconocer nuestra dependencia de Dios, supremo Señor, en todas las cosas; nos hace pensar en las cosas celestiales, nos hace adelantar en la virtud, nos alcanza de Dios misericordia, nos fortalece contra las tentaciones, nos conforta en las tribulaciones, nos socorre en nuestras necesidades y nos impetra la gracia de la perseverancia final.

278. ¿En qué ocasiones especialmente hemos de orar?

R. Hemos de orar especialmente en los peligros, en las tentaciones, en el trance de la muerte; además, hemos de orar frecuentemente, y es bien que esto se haga a la mañana, a la tarde y al principio de las acciones más importantes del día.

279. ¿Por quiénes hemos de orar?

R. Hemos de orar por todos, a saber: por nosotros mismos, por nuestros padres, superiores, bienhechores, amigos y enemigos; por la conversión de los pobres pecadores, de los que están fuera de la Iglesia y por las benditas almas del purgatorio.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – DEL DUODÉCIMO ARTÍCULO

DEL DUODÉCIMO ARTÍCULO

247. ¿Qué nos enseña el último artículo: Y LA VIDA ETERNA?

R. El último artículo del Credo nos enseña que, después de la vida presente, hay otra, o eternamente bienaventurada para los escogidos en el cielo o eternamente infeliz para los condenados al infierno.

248. ¿Podemos comprender la bienaventuranza del cielo?

R. No; no podemos comprender la bienaventuranza de la gloria, porque sobrepuja nuestro limitado entendimiento y porque los bienes del cielo no pueden compararse con los bienes de este mundo.

249. ¿En que consiste la bienaventuranza de los escogidos?

R. La bienaventuranza de los escogidos consiste en ver, amar y poseer por siempre a Dios, fuente de todo bien.

250. ¿En qué consiste la infelicidad de los condenados?

R. La infelicidad de los condenados consiste en ser privados por siempre de la vista de Dios y castigados con eternos tormentos en el infierno.

251. ¿Son únicamente para las almas los bienes del cielo y los males del infierno?

R. Los bienes del cielo y los males del infierno son ahora únicamente para las almas, porque solamente las almas están ahora en el cielo o en el infierno; pero después de la resurrección, los hombres serán o felices o atormentados para siempre en alma y cuerpo.

252. ¿Serán iguales para los bienaventurados los bienes del cielo y para los condenados los males del infierno?

R. Los bienes del cielo para los bienaventurados y los males de infierno para los condenados serán iguales en la sustancia y en la duración eterna; más en la medida o en los grados serán mayores o menores, según los méritos o deméritos de cada cual.

253. ¿Que quiere decir la palabra AMÉN al final del Credo?

R. La palabra Amén al fin de las oraciones significa: Así sea; al fin del Credo significa: Así es, que vale tanto como decir: Creo que es la pura verdad cuanto en estos doce artículos se contiene y estoy más cierto de ello que si lo viese con mis propios ojos.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – DEL UNDÉCIMO ARTÍCULO

DEL UNDÉCIMO ARTÍCULO

 

240. ¿Qué nos enseña el undécimo artículo: LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS?

 

R. El undécimo artículo del Credo nos enseña que todos los hombres resucitarán, volviendo a tomar cada alma el cuerpo que tuvo en esta vida.

 

241. ¿Cómo sucederá la resurrección de los muertos?

 

R. La resurrección de los muertos sucederá por la virtud de Dios omnipotente, a quien nada es imposible.

 

242. ¿Cuándo acaecerá la resurrección de los muertos?

 

R. La resurrección de los muertos acaecerá al fin del mundo, y entonces seguirá el juicio universal.

 

243. ¿Por qué ha dispuesto Dios la resurrección de los cuerpos?

 

R. Dios ha dispuesto la resurrección de los cuerpos para que, habiendo el alma obrado el bien o el mal junto con el cuerpo, sea también junto con el cuerpo premiada o castigada.

 

244. ¿Resucitarán todos los hombres de la misma manera?

 

R. No; sino que habrá grandísima diferencia entre los cuerpos de los escogidos y los cuerpos de los condenados, porque sólo los cuerpos de los escogidos tendrán, a semejanza de Jesucristo resucitado, las dotes de los cuerpos gloriosos.

 

245. ¿Cuáles son las dotes que adornarán los cuerpos de los escogidos?

 

R. Las dotes que adornarán los cuerpos gloriosos de los escogidos son: 1ª., la impasibilidad, por la que no podrán ya estar sujetos a males y dolores de ningún género, ni a la necesidad de comer, descansar o de otra cosa; 2ª., la claridad, con la que brillarán como el sol y como otras tantas estrellas; 3ª., la agilidad, con que podrán trasladarse en un momento y sin fatiga de un lugar a otro, y de la tierra al cielo; 4ª., la sutileza, con que sin obstáculo alguno podrán penetrar cualquier cuerpo, como lo hizo Jesucristo resucitado.

 

246. ¿Cómo serán los cuerpos de los condenados?

 

R. Los cuerpos de los condenados estarán privados de las dotes de los cuerpos gloriosos y llevarán la horrible marca de su eterna condenación.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – DEL DÉCIMO ARTÍCULO

DEL DÉCIMO ARTÍCULO

236. ¿Qué nos enseña el décimo artículo: EL PERDÓN DE LOS PECADOS?

R. El décimo artículo del Credo nos enseña que Jesucristo ha dejado a su Iglesia el poder de perdonar los pecados.

237. ¿Puede la Iglesia perdonar toda clase de pecados?

R. Si; la Iglesia puede perdonar todos los pecados, por muchos y graves que sean, porque Jesucristo le ha dado plena potestad para atar y desatar.

238. ¿Quiénes son los que en la Iglesia ejercen esta potestad de perdonar los pecados?

R. Los que en la Iglesia ejercen la potestad de perdonar los pecados son, en primer lugar, el Papa, que es el único que posee la plenitud de esta potestad; luego los Obispos y, con dependencia de los Obispos, los sacerdotes.

239. ¿Cómo perdona la Iglesia los pecados?

R. La Iglesia perdona los pecados por los méritos de Jesucristo, confiriendo los sacramentos instituidos por El con este fin, principalmente el Bautismo y la Penitencia.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 6º. De los que están fuera de la Iglesia

6º. De los que están fuera de la Iglesia

225. ¿Quiénes son los que no pertenecen a la comunión de los Santos?

R. No pertenecen a la comunión de los santos en la otra vida los condenados, y en ésta, los que están fuera de la verdadera Iglesia.

226. ¿Quiénes están fuera de la verdadera Iglesia?

R. Están fuera de la verdadera Iglesia los infieles, los judíos, los herejes, los apóstatas, los cismáticos y los excomulgados.

227. ¿Quiénes son los infieles?

R. Infieles son los que no tienen el Bautismo ni creen en Jesucristo, o porque creen y adoran falsas divinidades, cómo los idólatras, o porque, aun admitiendo al único verdadero Dios, no creen en Cristo Mesías, ni como venido ya en la persona de Jesucristo ni como que ha de venir: tales son los mahometanos y otros semejantes.

228. ¿Quiénes son los judíos?

R. Judíos son los que profesan la ley de Moisés, no han recibido el Bautismo y no creen en Jesucristo.

229. ¿Quiénes son los herejes?

R. Herejes son los bautizados que rehusan con pertinacia creer alguna verdad revelada por Dios y enseñada como de fe por la Iglesia Católica; por ejemplo los arrianos, los nestorianos y las varias sectas de los protestantes.

230. ¿Quiénes son los apóstatas?

R. Apóstatas son los que abjuran, esto es, niegan con acto externo la fe católica que antes profesaban.

231. ¿Quiénes son los cismáticos?

R. Cismáticos son los cristianos que, sin negar explícitamente ningún dogma, se separan voluntariamente de la Iglesia de Jesucristo, esto es, de sus legítimos Pastores.

232. ¿Quiénes son los excomulgados?

R. Los excomulgados son aquellos que por faltas gravísimas son castigados por el Papa o por el Obispo con la pena de excomunión, en cuya virtud son, como indignos, separados del cuerpo de la Iglesia, que espera y desea su conversión.

233. ¿Débese temer la excomunión?

R. La excomunión debe temer grandemente, porque es la pena más grave y más terrible que puede imponer la Iglesia a sus hijos rebeldes y obstinados.

234. ¿De qué bienes quedan privados los excomulgados?

R. Los excomulgados quedan privados de las oraciones públicas, de los sacramentos, de las indulgencias y, después de sentencia condenatoria o declaratoria, también de sepultura eclesiástica.

235. ¿Podemos ayudar en alguna manera a los excomulgados?

R. Podemos ayudar en alguna manera a los excomulgados y a todos los que están fuera de la Iglesia con saludables avisos, con oraciones y buenas obras, suplicando al Señor que por su misericordia les otorgue la gracia de convertirse a la fe y entrar en la comunión de los Santos.

A %d blogueros les gusta esto: