† ﻥ DOCTRINA CRISTIANA – 4º. Del dolor

4º. Del dolor

708. ¿Qué es el dolor de los pecados?

R. El dolor de los pecados consiste en un pesar y sincera detestación de la ofensa hecha a Dios.

709. ¿De cuántas maneras es el dolor?

R. El dolor es de dos maneras: perfecto, o de contrición; imperfecto, o de atrición.

710. ¿Qué es dolor perfecto o de contrición?

R. Dolor perfecto es un pesar de haber ofendido a Dios por ser infinitamente bueno y digno por sí mismo de ser amado.

711. ¿Por qué llamáis perfecto al dolor de contrición?

R. Llamo perfecto al dolor de contrición por dos razones: primera, porque mira exclusivamente a la bondad de Dios y no a nuestro provecho o daño; segunda, porque nos hace alcanzar inmediatamente el perdón de los pecados, quedándonos, no obstante, la obligación de confesarnos.

712. ¿Luego el dolor perfecto nos obtiene el perdón de tos pecados independientemente de la confesión?

R. El dolor perfecto no nos obtiene el perdón de los pecados independientemente de la confesión, porque siempre incluye la voluntad de confesarse.

713. ¿Por qué el dolor perfecto o contrición produce este efecto de restituirnos a la gracia de Dios?

R. El dolor perfecto o contrición produce este efecto porque nace de la caridad, la cual no puede hallarse en el alma junto con el pecado mortal.

714., ¿Qué es el dolor imperfecto o de atrición?

R. Dolor imperfecto o de atrición es un pesar de haber ofendido a Dios como sumo Juez, esto es, por temor de los castigos merecidos en esta o en la otra vida, o también por la misma fealdad del pecado.

715. ¿Qué condiciones ha de tener el dolor para ser bueno?

R. El dolor para ser bueno ha de tener cuatro condiciones ha de ser interno, sobrenatural, sumo y universal.

716. ¿Qué quiere decir que el dolor ha de ser interno?

R. Quiere decir que ha de estar en el corazón y en la voluntad y no en solas palabras.

717. ¿Por qué el dolor ha de ser interno?

R. El dolor ha de ser interno porque la voluntad, que se apartó de Dios por el pecado, debe volver a Dios, detestando el pecado cometido.

718. ¿Qué quiere decir que el dolor ha de ser sobrenatural?

R. Quiere decir que lo ha de haber excitado en nosotros la gracia del Señor y lo hemos dé concebir por motivos de fe.

719. ¿Por qué el dolor ha de ser, sobrenatural?

R. El dolor ha de ser sobrenatural porque es sobrenatural el fin a que se encamina, que es el perdón de Dios: la adquisición de la gracia santificarte y el derecho a la gloria eterna.

720. Explicadme mejor la diferencia entre el dolor sobrenatural y el natural.

R. Quien se arrepiente de haber ofendido a Dios, infinitamente bueno y digno por Sí mismo de ser amado, por haber perdido el cielo y merecido el infierno, ,o por la malicia intrínseca del pecado, tiene dolor sobrenatural, porque éstos son motivos de fe; pero quien se arrepintiese únicamente por la deshonra o castigo que le viene de los hombres, o por algún daño puramente temporal, tendría dolor natural, porque se arrepentiría por solos motivos humanos.

721. ¿Por qué el dolor ha de ser sumo?

R. El dolor ha de ser sumo porque hemos de mirar y aborrecer el pecado como el mayor de todos los males, pues es ofensa de Dios sumo Bien.

722. ¿Es necesario llorar para el dolor de los pecados, como a veces se llora por las desgracias de esta vida?

R. No es necesario llorar materialmente para el dolor de los pecados, sino que basta que en el corazón se haga más caso de haber ofendido a Dios que de cualquier otra desgracia.

723. ¿Qué quiere decir que el dolor ha de ser universal?

R. Quiere decir que ha de extenderse a todos los pecados­ mortales cometidos.

724. ¿Por qué ha de extenderse el dolor a todos los pecados mortales cometidos?

R. Porque quien deja de arrepentirse aún de un sólo pecado mortal permanece enemigo de Dios.

725. ¿Qué hemos de hacer para tener dolor de nuestros pecados?

R. Para tener dolor de nuestros pecados hemos de pedirlo a Dios de corazón y excitarlo en nosotros con la consideración del mal inmenso que hemos hecho pecando.

726. ¿Qué haréis para excitaros a detestar los pecados?

R. Para excitarme a detestar los pecados consideraré: 1°, el rigor de la infinita justicia de Dios y la deformidad del pecado que ha afeado mi alma y me ha hecho merecedor de las penas eternas del infierno, 2.°, que he perdido la gracia, amistad y filiación de Dios y la herencia del paraíso; 3 °, que he ofendido a mi Redentor que murió por mí y por causa de mis pecados; 4.°, que he menospreciado a mi Creador y a mi Dios; que he vuelto las espaldas a mi sumo Bien digno de ser amado sobre todas las cosas y servido fielmente.

727. ¿Hemos de poner mucha diligencia en tener verdadero dolor de los pecados cuando vamos a confesarnos?

R. Cuando vamos a confesarnos hemos de poner mucha diligencia en tener verdadero dolor de los pecados, porque es lo que más importa, y si el dolor falta la confesión no vale.

728. Quien se confiesa de solo pecados veniales, ¿ha de tener dolor de todos ellos?

R. Quien se confiesa de solos pecados veniales basta que se arrepienta de alguno de ellos para que la confesión sea válida; mas para alcanzar el perdón de todos, es necesario que se arrepienta de todos los que reconoce haber cometido.

729. ¿Hace buena confesión el que se confiesa de solos pecados veniales y no está arrepentido ni siquiera de uno solo?

R. El que se confiesa de solos pecados veniales y no se arrepiente ni de uno solo, hace confesión nula, y si la falta de dolor es advertida, comete además un sacrilegio.

730. ¿Qué se ha de hacer para que la confesión de solos pecados veniales sea más segura?

R. Para que la confesión de solos pecados veniales sea más segura, es muy prudente acusarse además, con verdadero dolor, de algún pecado mortal de la vida pasada, ya confesado.

731. ¿Es bueno hacer a menudo el acto de contrición?

R. Es muy trueno y provechosísimo hacer a menudo el acto de contrición, mayormente antes de acostarse y cuando uno advierte o duda haber caldo en pecado mortal, a fin de recobrar cuanto antes la gracia de Dios, lo cual ayuda sobre todo para obtener más fácilmente de Dios la gracia de hacer un acto semejante en la mayor necesidad, que es el trance de la muerte.

Anuncios

† ﻥ DOCTRINA CRISTIANA – 3º. Del examen

3º. Del examen

697. ¿Qué es examen de conciencia?

R. Examen de conciencia es una diligente averiguación de los pecados que se han cometido desde la última confesión bien hecha.

698. ¿Cómo se hace el examen de conciencia?

R. El examen de conciencia se hace trayendo cuidadosamente a la memoria todos los pecados cometidos y no confesados, de pensamiento, palabra, obra y omisión, contra los mandamientos de Dios y de la Iglesia y las obligaciones del propio estado.

699. ¿Sobre qué otras cosas hemos de examinarnos?

R. Hemos de examinarnos acerca de los malos hábitos y ocasiones de pecar.

700. ¿Hemos de averiguar también en el examen el número de los pecados?

R. En el examen hemos de averiguar también el número de los pecados mortales.

701. ¿Qué se requiere para que un pecado sea mortal?

R. Para que un pecado sea mortal se requieren tres cosas: materia grave, plena advertencia y perfecto consentimiento de la voluntad.

702. ¿Cuándo hay materia grave?

R. Hay materia grave cuando se trata de una cosa notablemente contraria a la ley de Dios o de la Iglesia.

703. ¿Cuándo hay pleno conocimiento en el pecar?

R. Hay pleno conocimiento en el pecar cuando se conoce perfectamente que se hace un mal grave.

704. ¿Cuándo en el pecado hay perfecto consentimiento de la voluntad?

R. Hay en el pecado perfecto consentimiento de la voluntad cuando se quiere deliberadamente hacer una cosa, aunque se vea que es pecaminosa.

705. ¿Qué diligencia hay que emplear en el examen de conciencia?

R. En el examen de conciencia ha de emplearse aquella diligencia que se emplearía en un negocio de gran importancia.

706. ¿Cuánto tiempo será bueno emplear en el examen?

R. Debe emplearse en el examen de conciencia más o menos tiempo, según la necesidad; es decir, según el número y calidad de los pecados que gravan la conciencia, y según el tiempo transcurrido desde la última confesión bien hecha.

707. ¿Cómo puede facilitarse el examen para la confesión?

R. Se facilita el examen para la confesión haciendo todas las noches examen de conciencia acerca de las obras del día.

† ﻥ DOCTRINA CRISTIANA – 2º. De los efectos y de la necesidad del sacramento de la Penitencia y de las disposiciones para recibirlo provechosamente

2º. De los efectos y de la necesidad del sacramento de la Penitencia y de las disposiciones para recibirlo provechosamente

691. ¿Qué efectos produce el sacramento de la Penitencia?

R. El sacramento de la Penitencia confiere la gracia santificante con que se nos perdonan los pecados mortales y aun los veniales que confesemos y de que tenemos dolor; conmuta la pena eterna en la temporal, y de ésta, además, perdona más o menos, según las disposiciones; restituye los merecimientos de las buenas obras hechas antes de cometer el pecado mortal; da al alma auxilios oportunos para no recaer en la culpa y devuelve la paz a la conciencia.

692. ¿Es necesario a todos para salvarse el sacramento de la Penitencia?

R. El sacramento de la Penitencia es necesario para salvarse a todos los que después del Bautismo han cometido algún pecado mortal.

693. ¿Es bueno confesarse a menudo?

R. Es muy bueno confesarse a menudo, porque el sacramento de la Penitencia, fuera de borrar los pecados, da gracias oportunas para evitarlos en adelante.

694. ¿Tiene el sacramento de la Penitencia virtud de perdonar todos los pecados, por muchos y enormes que sean?

R. El sacramento de la Penitencia tiene virtud de perdonar todos los pecados, por muchos y enormes que sean, con tal que se reciba con las debidas disposiciones.

695. ¿Cuántas cosas son necesarias para hacer una buena confesión?

R. Para hacer una buena confesión, cinco cosas son necesarias: 1ª., examen de conciencia; 2ª., dolor de haber ofendido a Dios; 3ª., propósito de no pecar en adelante; 4ª., acusación de los propios pecados; 5ª., satisfacción o penitencia.

696. ¿Qué hemos de hacer para confesarnos bien?

R. Para confesarnos bien hemos de suplicar al Señor nos dé luz para conocer todos nuestros pecados y gracia para detestarlos.

† ﻥ DOCTRINA CRISTIANA – 1º. De la Penitencia en general

1º. De la Penitencia en general

673. ¿Qué es el sacramento de la Penitencia?

R. La Penitencia, que se llama también Confesión, es el sacramento instituido por Jesucristo para perdonar los pecados cometidos después del Bautismo.

674. ¿Por qué se da el nombre de Penitencia a este sacramento?

R. Se da el nombre de Penitencia a este sacramento porque para alcanzar el perdón de los pecados es necesario detestarlos con arrepentimiento, y porque quien ha cometido la culpa debe sujetarse a la pena que le impone el sacerdote.

675. ¿Por qué este sacramento se llama también Confesión?

R. Este sacramento se llama también Confesión porque para alcanzar el perdón de los pecados no basta detestarlos, sino que es necesario acusarse de ellos al sacerdote, esto es, confesarse.

676. ¿Cuándo instituyó Jesucristo el sacramento de la Penitencia?

R. Jesucristo instituyó el sacramento de la Penitencia el día de su Resurrección, cuando en el Cenáculo dio solemnemente a sus Apóstoles la facultad de perdonar los pecados.

677. ¿Cómo dio Jesucristo a los Apóstoles la facultad de perdonar los pecados?

R. Jesucristo dio a los Apóstoles la facultad de perdonar los pecados soplando en ellos y diciendo: “Recibid el Espíritu Santo; a los que perdonareis los pecados les serán perdonados, y a los que se los retuviereis les serán retenidos”.

678. ¿Cuál es la materia del sacramento de la Penitencia?

R. La materia del sacramento de la Penitencia se distingue en remota y próxima. La materia remota son los pecados cometidos por el penitente después del Bautismo, y la materia próxima, los actos del mismo penitente, a saber: la contrición, la acusación y la satisfacción.

679. ¿Cuál es la forma del sacramento de la Penitencia?

R. La forma del sacramento de la Penitencia es ésta: “Yo te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu Santo. Amén”.

680. ¿Quién es el ministro del sacramento de la Penitencia?

R. El ministro del sacramento de la Penitencia es el sacerdote aprobado por el Obispo para oír confesiones.

681. ¿Por qué habéis dicho que el sacerdote ha de estar aprobado por el Obispo?

R. El sacerdote ha de estar aprobado por el Obispo para oír confesiones, porque para administrar válidamente este sacramento no basta la potestad del orden, sino que es necesario, además, la potestad de jurisdicción, o facultad de juzgar, la cual ha de darla el Obispo.

682. ¿Cuántas son las partes del sacramento de la Penitencia?

R. Las partes del sacramento de la Penitencia son la contrición, confesión y satisfacción del penitente y la absolución del sacerdote.

683. ¿Qué es la contrición o dolor de los pecados?

R. Contrición o dolor de los pecados es un pesar del ánimo por el que detestamos los pecados cometidos y proponemos no hacerlos en adelante.

684. ¿Qué quiere decir la palabra CONTRICIÓN?

R. La palabra contrición quiere decir rompimiento o despedazamiento, como cuando una piedra se rompe y hace añicos.

685. ¿Por qué dais el nombre de contrición al dolor de los pecados?

R. Doy en nombre de contrición al dolor de los pecados para significar que el corazón duro del pecador en cierto modo se despedaza por el dolor de haber ofendido a Dios.

686. ¿En qué consiste la confesión de los pecados?

R. La confesión consiste en la acusación distinta de nuestros pecados hecha al confesor para que nos dé la absolución y la penitencia.

687. ¿Por qué la confesión se llama acusación?

R. La confesión se llama acusación porque no ha de ser una relación cualquiera, sino una verdadera y dolorosa manifestación de los propios pecados.

688. ¿Qué es satisfacción o penitencia?

R. Satisfacción o penitencia son aquellas preces u otras obras buenas que el confesor impone al penitente en expiación de sus pecados.

689. ¿Qué es absolución?

R. Absolución es la sentencia que el sacerdote pronuncia en nombre de Jesucristo para perdonar los pecados al penitente.

690. ¿Cuál es la parte más necesaria del sacramento de la Penitencia?

R. La parte más necesaria del sacramento de la Penitencia es la contrición, porque sin ella no podemos alcanzar el perdón de los pecados, y con ella sola, cuando es perfecta, podemos alcanzar el perdón, con tal que juntemos el deseo, al menos implícito, de confesarnos.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 2º. De la manera de asistir a la santa Misa

2º. De la manera de asistir a la santa Misa

666. ¿Qué cosas son necesarias para oír bien y con fruto la santa Misa?

R. Para oír bien y con fruto la santa Misa son necesarias dos cosas: 1ª., modestia en el exterior de la persona; 2ª., devoción del corazón.

667. ¿En qué consiste la modestia de la persona?

R. La modestia de la persona consiste de un modo especial en ir modestamente vestido, en guardar silencio y recogimiento y en estar cuanto sea posible arrodillado, excepto el tiempo de los evangelios, que se oyen en pié.

668. ¿Cuál es la mejor manera de practicar la devoción del corazón mientras se oye la santa Misa?

R. La mejor manera de practicar la devoción del corazón mientras se oye la santa Misa, es la siguiente:
1º. Unir desde el principio nuestra intención con la del sacerdote, ofreciendo a Dios el santo sacrificio por los fines para que fue instituido.
2º. Acompañar al sacerdote en todas las oraciones y acciones del sacrificio.
3º. Meditar la pasión y muerte de Jesucristo y aborrecer de corazón los pecados que fueron causa de ella.
4º. Hacer la comunión sacramental o, a lo menos, la espiritual, al tiempo que comulga el sacerdote.

669. ¿Qué es comunión espiritual?

R. Comunión espiritual es un gran deseo de unirse sacramentalmente a Jesucristo, diciendo, por ejemplo: “Señor mío Jesucristo, deseo con todo mi corazón unirme a Vos ahora y por toda la eternidad”, y haciendo los mismos actos que preceden y siguen a la comunión sacramental.

670. ¿Estorba oír la Misa con fruto el rezo del Rosario y de otras preces durante la misma?

R. El rezo de esas preces no estorba oír con fruto la Misa, con tal que se procure buenamente seguir las ceremonias del santo sacrificio.

671. ¿Es loable rogar también por otros mientras se asiste a la Santa Misa?

R. Es loable rogar también por otros mientras se asiste a la santa Misa; antes bien, el tiempo de la Santa Misa es el más oportuno para rogar a Dios por los vivos y por los difuntos.

672. ¿Qué se debe hacer acabada la Misa?

R. Acabada la Misa debemos dar gracias a Dios por habernos concedido asistir a tan gran sacrificio y pedir perdón por las faltas que hubiésemos cometido al oírla.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 1º. De la esencia, institución y fines del santo sacrificio de la Misa

1º. De la esencia, institución y fines del santo sacrificio de la Misa

652. ¿Es la Eucaristía solamente sacramento?

R. La Eucaristía, además de sacramento, es también el sacrificio perenne de la nueva ley dejado por Jesucristo a su Iglesia para ser ofrecido a Dios por mano de los sacerdotes.

653. ¿En qué consiste en general el sacrificio?

R. El sacrificio en general consiste en ofrecer una cosa sensible a Dios y destruirla de alguna manera en reconocimiento de su supremo dominio sobre nosotros y sobre todas las cosas.

654. ¿Cómo se llama este sacrificio de la nueva ley?

R. Este sacrificio de la nueva ley se llama la santa Misa.

655. ¿Qué es, pues, la santa Misa?

R. La santa Misa es el Sacrificio del Cuerpo y Sangre de Jesucristo, que se ofrece sobre nuestros altares bajo las especies de pan y de vino en memoria del sacrificio de la Cruz.

656. ¿Es el sacrificio de la Misa el mismo de la Cruz?

R. El sacrificio de la Misa es sustancialmente el mismo de la Cruz, en cuanto el mismo Jesucristo que se ofreció en la Cruz es el que se ofrece por manos de los sacerdotes, sus ministros, sobre nuestros altares; mas, cuanto al modo con que se ofrece, el sacrificio de la Misa difiere del sacrificio de la Cruz, si bien guarda con éste la más íntima relación.

657. ¿Qué diferencia y relación hay, por consiguiente, entre el sacrificio de la Misa y el de la Cruz?

R. Entre el sacrificio de al Misa y el de la Cruz hay esta diferencia y relación: que en la Cruz, Jesucristo se ofreció derramando su sangre y mereciendo por nosotros, mientras en nuestros altares se sacrifica Él mismo sin derramamiento de sangre y nos aplica los frutos de su pasión y muerte.

658. ¿Qué otra relación guarda el sacrificio de la Misa con el de la Cruz?

R. La otra relación que guarda el sacrificio de la Misa con el de la Cruz es que el sacrificio de la Misa representa de un modo sensible el derramamiento de la sangre de Jesucristo en la Cruz; porque, en virtud de las palabras de la consagración, se hace presente bajo las especies del pan sólo el Cuerpo, y bajo las especies del vino sólo la Sangre de nuestro Redentor; si bien, por natural concomitancia y por la unión hipostática, está presente bajo cada una de las especies Jesucristo vivo y verdadero.

659. ¿Es el sacrificio de la Cruz el único sacrificio de la nueva ley?

R. El sacrificio de la Cruz es el único sacrificio de la nueva ley, en cuanto por él aplacó el Señor la divina justicia, adquirió todos los merecimientos necesarios para salvarnos, y así consumó de su parte nuestra redención. Más estos merecimientos nos los aplica por los medios instituidos por Él en la Iglesia, entre los cuales está el santo sacrificio de la Misa.

660. ¿Para qué fines se ofrece, pues, la Santa Misa?

R. El sacrificio de la Santa Misa se ofrece a Dios para cuatro fines: 1º., para honrarle como conviene, y por esto se llama latréutico; 2º., para agradecerle sus beneficios, y por esto se llama eucarístico; 3º., para aplacarle, para darle alguna satisfacción de nuestros pecados y para ofrecerle sufragios por las almas del purgatorio, por lo cual se llama propiciatorio; 4º., para alcanzar todas las gracias que nos son necesarias, y por esto se llama impetratorio.

661. ¿Quién es el que ofrece a Dios el sacrificio de la santa Misa?

R. El primero y principal oferente de la santa Misa es Jesucristo, y el sacerdote es el ministro que en nombre de Jesucristo ofrece el mismo sacrificio al eterno Padre.

662. ¿Quién instituyó el sacrificio de la santa Misa?

R. El sacrificio de la santa Misa lo instituyó el mismo Jesucristo cuando instituyó el sacramento de la Eucaristía y dijo que se hiciese en memoria de su pasión.

663. ¿A quién se ofrece la santa Misa?

R. La santa Misa se ofrece a solo Dios.

664. Si la santa Misa se ofrece a solo Dios, ¿por qué se celebran tantas Misas en honor de la Santísima Virgen y de los Santos?

R. La Misa que se celebra en honor de la Santísima Virgen y de los Santos es siempre un sacrificio ofrecido a solo Dios; se dice, empero, que se celebra en honor de la Santísima Virgen y de los Santos a fin de que Dios sea alabado en ellos por las mercedes que les hizo y nos dé más copiosamente por su intercesión las gracias que nos convienen.

665. ¿Quién participa de los frutos de la Misa?

R. Toda la Iglesia participa de los frutos de la Misa, pero en particular: 1º., el sacerdote y los que asisten a la Misa, los cuales se consideran unidos al sacerdote; 2º., aquellos por quienes se aplica la Misa, así vivos como difuntos.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 5º. Del precepto de la Comunión

5º. Del precepto de la Comunión

647. ¿Cuándo hay obligación de comulgar?

R. Hay obligación de comulgar todos los años por Pascua florida o de Resurrección y, además, en peligro de muerte.

648. ¿A qué edad empieza a obligar el precepto de la Comunión pascual?

R. El precepto de la Comunión pascual empieza a obligar a la edad de la discreción, esto es, luego que se tiene uso de razón.

649. ¿Pecan los que, siendo por la edad capaces de ser admitidos a la Comunión, no comulgan?

R. Pecan los que, siendo por la edad capaces de ser admitidos a la comunión, no comulgan, o porque no quieren o porque no están instruidos por su culpa. Pecan, además, los padres y los que hacen sus veces, si por culpa de ellos difiere el niño la Comunión, y de ello tendrán que dar a Dios rigurosa cuenta.

650. ¿Es bueno y provechoso comulgar a menudo?

R. Es cosa excelentísima comulgar a menudo, siempre que se haga con las debidas disposiciones.

651. ¿Con qué frecuencia podemos comulgar?

R. Podemos comulgar con la mayor frecuencia que nos aconseje un pío y docto confesor.

A %d blogueros les gusta esto: