Biblias en español buenas y malas

Hay personas que compran una Biblia más por la presentación que por el contenido. Es muy importante saber si la Biblia que compramos es católica y fiel al original, tanto en el texto de la traducción como en las introducciones a cada libro y en sus notas.

Ofrecemos un listado de las traducciones que más frecuentemente podemos encontrar en las librerías con una breve anotación respecto a sus características más importantes.

El criterio genérico de que ‘Las Biblias después de 1960 son malas’ no es correcto, ya que han salido buenas traducciones con excelentes comentarios posteriores a este año. Sí es verdad que la mayoría de estas Biblias posteriores a esa fecha son de tinte modernista y desvirtúan la divinidad de los libros sagrados; por lo que tendremos que tener cuidado cuando compremos una Biblia y fijarnos tanto de la versión de la Biblia como del año de la edición que fue hecha.

Por ejemplo: La Biblia de Nácar-Colunga suelen ser bastante buenas en sus versiones anteriores al 1960; en cambio, después de esa fecha ya tienen connotaciones modernistas.

Primero de todo, para saber si una Biblia es católica tenemos que mirar en la contraportada del libro y buscar el “Nihil Obstat” y el “Imprimatur” con el sello o firma de alguna autoridad católica competente (obispo, censor…). Ahora bien, no todas las Biblias que llevan el Imprimatur son realmente fieles al original. Es por ello que si no lo lleva ya sabemos que no es católica. Además tendremos que buscar si es fiel. Dado que para un fiel católico no tiene la ciencia suficiente para poderlo saber por sí mismo. Damos aquí una lista de las malas y las buenas biblias que se pueden encontrar en las librerías. Esta lista no es exhaustiva.

Malas Biblias en español

  • Biblia Latinoamérica, Latinoamericana o Biblia pastoral: Es una traducción marxista con comentarios a favor de la Teología de la liberación. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia de América: Es un esfuerzo fallido por contrarrestar a la Biblia Latinoamérica. Es modernista. Es desaconsejable.
  • Biblia del Pueblo de Dios: Es una edición argentina muy popular pero con una traducción pésima y tendenciosa. Es desaconsejable.
  • Biblia versión Popular “Dios Habla Hoy”: De origen protestante y sin notas católicas. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia en Lenguaje actual: Es igualmente una traducción protestante. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia católica para jóvenes: El texto está tomado de la Biblia de América. Las reflexiones no tienen una doctrina clara, y además son ecuménicas y ambiguas. Es desaconsejable.
  • Biblia católica para la Familia: Texto Biblia del Pueblo de Dios. Reflexiones e introducciones contrarias a la Tradición cristiana y a la interpretación clásica de las Escrituras. Es desaconsejable.
  • Nueva Biblia de Jerusalén: Texto totalmente diferente al de la antigua edición. Cuestiona los dogmas y la historicidad del texto sagrado. Es desaconsejable.
  • Biblia del Nuevo Milenio Ecuménica: Pone en duda la historicidad de la Biblia y sus notas son cuestionables y ambiguas. Totalmente desaconsejable.
  • Biblia Ecuménica: En colaboración con protestantes. No tiene notas dogmáticas, la traducción y los comentarios están hechos en base a compromisos doctrinales con los protestantes, por lo que es totalmente desaconsejable.
  • La Biblia. Palabra de Dios” es la traducción de la Biblia de Editorial Paulinas. Es una Biblia ecuménica, ya que es el fruto del esfuerzo conjunto de Paulinas y Sociedades Bíblicas Unidas. Es totalmente desaconsejable.
  • Biblia del Peregrino (también llamada Nueva Biblia Española) y su edición más actual de índole pastoral, Biblia de Nuestro Pueblo del Padre Luis Alonso Schökel) : con bastantes fallos de traducción. Es una Biblia tendenciosa y modernista. Se hace amena su lectura por usar un lenguaje corriente y sencillo, pero no es fiel a la traducción original.
  • Sagrada Biblia (Traducción de la Conferencia Episcopal Española): Es la Biblia que se lee en las Misas del Novus Ordo; aunque desde el punto de vista escriturístico no es muy fiel al original, su lectura se hace fácil pues es la que estamos acostumbrados a oír en la Misa. Tiene bastante influencia modernista. No es una Biblia de estudio por su falta de fidelidad al original.
  • La Biblia Traducción Interconfesional: Como ya dice el propio nombre del libro, no es de fiar, pues lo que busca es limar las aristas en las traducciones donde católicos y no católicos diferimos.
  • Biblia de Reina Valera (RVR60): Es de origen protestante. No recomendable.
  • Santa Biblia de la Editorial San Pablo: Revisada y actualizada según las pautas del Vaticano II por un equipo de especialistas profesores de las Universidades de Comillas, Salamanca y de la Escuela Bíblica de Madrid. Marcada interpretación modernista. Desaconsejable.
  • NOTA: Si la Biblia sobre la que usted solicita información no se encuentra en esta lista, lo mejor es ir a las Biblias que sí se sabe que son buenas.

Buenas Biblias en español

  • “Sagrada Biblia” de Nacar-Colunga ediciones desde el 1944 hasta 1957. Las posteriores a 1960 ya tienen comentarios modernistas.
  • “La Sagrada Biblia” de Bover – Cantera – Edición del 1947: muy buena
  • “Sagrada Biblia” de Cantera- Iglesias – Edición del 1975: muy buena la traducción del original. Buena para estudiar la Biblia seriamente.
  • “Biblia de Jerusalén”: la del 1973 es bastante fiel, aunque es inferior a la traducción original en francés. A partir del 1998 el texto y las notas tienen tintes modernistas. Las introducciones de los libros y las notas tienden a negar la historicidad de los Evangelios y reducirlo todo a folclore y leyenda.
  • “Biblia de Navarra”: muy buena en su conjunto. Tanto el texto como las introducciones y las notas.
  • “Biblia Platense o Comentada de J. Straubinger”: Es una buena traducción de la Sagrada Escritura, aunque realizada en la primera mitad del siglo XX (acabó de traducirla en 1951). La traducción muestra la influencia de la Vulgata, a la que el autor expresamente dice seguir para los textos del Antiguo Testamento que no se encuentran en hebreo. Para los demás textos del Antiguo Testamento sigue la recensión del texto masorético. El autor dice también que tuvo en cuenta las traducciones de Nácar y Colunga y de Bover y Cantera. Tiene la lógica ausencia de las correcciones y mejoras que se introdujeron con la edición de la Neo—Vulgata (1979). Con todo es un texto realizado con minuciosidad, con buena crítica textual y una exégesis muy sólida. El estilo es correcto.

Parte de la información que aquí aparece está tomada de juanstraubinger.blogspot.com.ar

Criterios básicos para determinar la calidad de una traducción de la Biblia:

  1. Intentar que sea lo más fiel posible a los originales hebreo, arameo y griego. Ante la dificultad que supone el desconocimiento de esas lenguas, acudir a alguna traducción que haya intentado esa fidelidad, aún a costa del estilo castellano elegante. Es el caso de la traducción de Cantera e Iglesias.
  2. Contrastar la traducción con la traducción oficial de la Iglesia Católica: Nova Vulgata
  3. Comprobar que tiene el nihil obstat y el imprimatur de la autoridad eclesiástica correspondiente. Últimamente se encuentran muchas traducciones sin las mismas.
  4. Evitar las traducciones ecuménicas, incluso cuando colaboran partes católicas.
  5. Rechazar las traducciones protestantes. Algunas buenas ediciones, sobre todo críticas, deben ser reservadas para especialistas.
  6. Comprobar pasajes claves, que pueden ser fácilmente manipulados para “acercar’’ los textos a teologías rechazables como la protestante, las de la liberación (sobre todo en Sudamérica) o las de tipo Neo–Modernista:
    1. Los pasajes marianos.
    2. Los pasajes vinculados a los sacramentos.
    3. Los pasajes referentes al Primado de San Pedro.
    4. Textos sobre la justificación por la fe y las obras.
    5. El prólogo del Evangelio de San Juan.
    6. Los textos de la Resurrección del Señor.
    7. Textos re–interpretables en clave revolucionaria.
  7. Evitar las traducciones que buscan un lenguaje tan cercano al de la calle que resultan chabacanas y falsas.

Recomendación:

Ante la dificultad de encontrar una buena traducción, es aconsejable que se tengan a la vista varias buenas traducciones, para contrastar los versículos o pasajes que puedan ser dudosos. En particular, convendría tener a la vista, en un estudio sereno de la Biblia:

  1. La Nova Vulgata.
  2. La Traducción de Cantera e Iglesias.
  3. La Biblia de Navarra.
  4. Es conveniente alguna traducción más antigua, como las de Bover—Cantera;  Nacar–Colunga (ed. Anterior a 1965); la de Straubinger. Sobre todo por las notas de tipo dogmático.

Si tiene algún otro ejemplar y desea nuestra opinión, denos el título, autor y edición e intentaremos valorarla para usted.

Addendum: Para aquellos que se manejen con la informática decirles que hay tres programas informáticos muy buenos para el estudio de la Biblia: Hay dos programas que están hechos por los protestantes, pero obviando las Biblias propias de ellos, hay también algunas Biblias católicas, aunque muy pocas en español. Los programas se llaman: Logos y Bibleworks. Ambos programas son de pago. Hay sin embargo un programa gratuito muy bueno que se llama e-sword. Desde el punto de vista informático es inferior, pero a su favor tiene que vienen incluidas Biblias en español muy buenas. Este programa tiene muchas Biblias, unas católicas y otras no, pero entre las católicas en español tienen: La Biblia Nácar-Colunga, edición del 1944 y la Biblia de Navarra que son excelentes. La Biblia de Nácar-Colunga (1944)  es prácticamente imposible de encontrar, por lo que esta versión es un tesoro. En cuanto a la Biblia de Navarra, es fácil de encontrar, pero es un poco cara.

Padre Lucas Prados

 

Fuente: http://adelantelafe.com/biblias-en-espanol-buenas-y-malas/

 

 

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 2º. De la Iglesia en particular

✝ DOCTRINA CRISTIANA

2º. De la Iglesia en particular

151. ¿Qué es la Iglesia Católica?

R. La Iglesia Católica es la sociedad o congregación de todos los bautizados que, viviendo en la tierra, profesan la misma fe y ley de Cristo, participan en los mismos Sacramentos y obedecen a los legítimos Pastores, principalmente al Romano Pontífice.

152. Decid distintamente: ¿qué es necesario para ser miembro de la Iglesia?

R. Para ser miembro de la Iglesia es necesario estar bautizado, creer y profesar la doctrina de Jesucristo, participar de los mismos Sacramentos, reconocer al Papa y a los otros Pastores legítimos de la Iglesia.

153. ¿Quienes son los Pastores legítimos de la Iglesia?

R. Los Pastores legítimos de la Iglesia son el Romano Pontífice, o sea, el Papa, que es el Pastor universal, y los Obispos. Además, con dependencia de los Obispos y del Papa, tienen parte en el oficio de Pastores los otros sacerdotes, y en especial los párrocos.

154. ¿Por qué decís que el Romano Pontífice es el Pastor universal de la Iglesia?

R. Porque Jesucristo dijo a San Pedro, primer Papa: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que atares en la tierra será atado en el cielo, y lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo.” Y, asimismo, le dijo: “Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas.”

155. ¿No pertenecen, pues, a la Iglesia de Jesucristo tantas sociedades de hombres bautizados que no reconocen al Romano Pontífice por cabeza?

R. No; todos los que no reconocen al Romano Pontífice por cabeza no pertenecen a la Iglesia de Jesucristo.

156. ¿Cómo puede distinguirse la Iglesia de Jesucristo de tantas sociedades o sectas fundadas por los hombres y que se dicen cristianas?

R. Entre tantas sociedades o sectas fundadas por los hombres, que se dicen cristianas, puédese fácilmente distinguir la verdadera Iglesia de Jesucristo por cuatro notas, porque sólo ella es UNA, SANTA, CATÓLICA y APOSTÓLICA.

157. ¿Por qué la Iglesia verdadera es UNA?

R. La Iglesia verdadera es UNA porque sus hijos, de cualquier tiempo y lugar, están unidos entre sí en una misma fe, un mismo culto, una misma ley y en la participación de unos sacramentos bajo una misma cabeza visible, el Romano Pontífice.

158. ¿No podría haber más Iglesias?

R. No; no puede haber más Iglesias, porque así como no hay más que un solo Dios, una Fe y un solo Bautismo, así no hay ni puede haber más que una sola y verdadera Iglesia.

159. ¿Pero no se llaman también Iglesias los fieles unidos de una nación o diócesis?

R. Se llaman también Iglesias los fieles unidos de una nación o diócesis, pero con todo eso no son sino partes de la Iglesia universal, con la que forman una sola Iglesia.

160. ¿Por qué la Iglesia verdadera es SANTA?

R. La Iglesia verdadera es SANTA porque santa es su cabeza invisible, que es Jesucristo, santos muchos de sus miembros, santas su fe, su ley, sus sacramentos, y fuera de ella no hay ni puede haber verdadera santidad.

161. ¿Por qué la Iglesia verdadera es CATÓLICA?

R. La Iglesia verdadera es CATÓLICA que quiere decir universal, porque abraza los fieles de todos los tiempos y lugares, de toda edad y condición, y todos los hombres del mundo son llamados a formar parte de ella.

162. ¿Por qué la Iglesia verdadera es, además, APOSTÓLICA?

R. La Iglesia verdadera es, además, APOSTÓLICA porque se remonta sin interrupción hasta los Apóstoles; porque cree y enseña todo lo que ellos creyeron y enseñaron y porque es guiada y gobernada por los Pastores que legítimamente les suceden.

163. ¿Y por qué la Iglesia verdadera se llama, asimismo, ROMANA?

R. La Iglesia verdadera se llama, asimismo, ROMANA porque los cuatro caracteres de unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad se hallan sólo en la Iglesia que reconoce por cabeza al Obispo de Roma, sucesor de San Pedro.

164. ¿Cómo está constituida la Iglesia de Jesucristo?

R. La Iglesia de Jesucristo está constituida como una verdadera y perfecta sociedad, y en ella, como en toda persona moral, podemos distinguir alma y cuerpo.

165. ¿En que consiste el alma de la Iglesia?

R. El alma de la Iglesia consiste en lo que tiene de interno y espiritual, que es la fe, la esperanza y la caridad, los dones de la gracia y del Espíritu Santo y todos los celestiales tesoros que le provienen de los merecimientos de Cristo Redentor y de los Santos.

166. ¿En qué consiste el cuerpo de la Iglesia?

R. El cuerpo de la iglesia cosiste en lo que tiene de visible y externo, ya en la asociación de los congregados, ya en el culto y ministerio de la enseñanza, ya en su orden exterior y gobierno.

167. ¿Basta para salvarse ser como quiera miembro de la Iglesia Católica?

R. No; no basta para salvarse ser como quiera miembro de la Iglesia Católica, sino que es necesario ser miembro vivo.

168. ¿Cuáles son los miembros vivos de la Iglesia?

R. Los miembros vivos de la Iglesia son todos y solamente los justos; a saber, los que están actualmente en gracia de Dios.

169. ¿Y cuales son los miembros muertos?

R. Miembros muertos de la Iglesia son los fieles que se hallan en pecado mortal.

170. ¿Puede alguien salvarse fuera de la Iglesia Católica, Apostólica, Romana?

R. No; fuera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, nadie puede salvarse, como nadie pudo salvarse del diluvio fuera del Arca de Noé, que era figura de esta Iglesia.

171. ¿Cómo, pues, se salvaron los antiguos Patriarcas y Profetas y todos los otros justos del Antiguo Testamento?

R. Todos los justos del Antiguo Testamento se salvaron en virtud de la fe que tenían en Cristo futuro, mediante la cual ya pertenecían espiritualmente a esta Iglesia.

172. ¿Podría salvarse quien sin culpa se hallase fuera de la Iglesia?

R. Quién sin culpa, es decir, de buena fe, se hallase fuera de la Iglesia y hubiese recibido el bautismo o, a lo menos, tuviese el deseo implícito de recibirlo y buscase, además, sinceramente la verdad y cumpliese la voluntad de Dios lo mejor que pudiese, este tal, aunque separado del cuerpo de la Iglesia, estaría unido al alma de ella y, por consiguiente, en camino de salvación.

173. ¿Se salvaría quien, siendo miembro de la Iglesia Católica, no practicase sus enseñanzas?

R. Quien, siendo miembro de la Iglesia Católica, no practicase sus enseñanzas, sería miembro muerto y, por tanto, no se salvaría, pues para la salvación de un adulto se requiere no sólo el bautismo y la fe, sino también obras conformes a la fe.

174. ¿Estamos obligados a creer todas las verdades que la Iglesia nos enseña?

R. Si; estamos obligados a creer todas las verdades que la Iglesia nos enseña, y Jesucristo declara que el que no cree, ya está condenado.

175. ¿Estamos, además, obligados a cumplir todo lo que la Iglesia nos manda?

R. Si; estamos obligados a cumplir todo lo que la Iglesia nos manda, porque Jesucristo ha dicho a los Pastores de la Iglesia: “El que a vosotros oye, a Mí me oye, y el que a vosotros desprecia, a Mí me desprecia”.

176. ¿Puede errar la Iglesia en los que nos propone para creer?

R. No; en las cosas que nos propone para creer la Iglesia no puede errar, porque, según la promesa de Jesucristo, está perennemente asistida por el Espíritu Santo.

177. ¿Es, pues, infalible la Iglesia Católica?

R. Si; la Iglesia católica es infalible, y a esta causa, los que rechazan sus definiciones pierden la fe y se hacen herejes.

178. ¿Puede la Iglesia Católica ser destruida o perecer?

R. No; la Iglesia Católica puede ser perseguida, pero no destruida ni perecer. Durará hasta el fin del mundo, porque hasta el fin del mundo estará con ella Jesucristo, como El lo ha prometido.

179. ¿Por qué es tan perseguida la Iglesia Católica?

R. La Iglesia Católica es tan perseguida porque también fue perseguido su divino Fundador y porque reprueba los vicios, combate pasiones y condena todas las injusticias y errores.

180. ¿Tienen los católicos otros deberes que cumplir con la Iglesia?

R. Todo católico ha de profesar un amor sin límites a la Iglesia, estimarse por infinitamente honrado y feliz de pertenecer a ella, y procurar su gloria y acrecentamiento por cuantos medios pueda.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – 1º. De la Iglesia en general

1º. De la Iglesia en general

144. ¿Qué nos enseña el noveno artículo: EN LA SANTA IGLESIA CATÓLICA: LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS?

R. El noveno artículo del Credo nos enseña que Jesucristo fundó en la tierra una sociedad visible, que se llama Iglesia Católica, y que todos los que forman parte de esta Iglesia están en comunión entre sí.

145. ¿Por qué después del artículo que trata del Espíritu Santo se habla inmediatamente de la Iglesia Católica?

R. Después del artículo que trata del Espíritu Santo se habla inmediatamente de la Iglesia Católica, para indicar que toda la santidad de la misma Iglesia se deriva del Espíritu Santo, que es el autor de toda santidad.

146. ¿Que quiere decir esta palabra Iglesia?

R. La palabra Iglesia quiere decir convocación o reunión de muchas personas.

147. ¿Quién nos ha convocado o llamado a la Iglesia de Jesucristo?

R. Dios, por una gracia particular, nos ha llamado a la Iglesia de Jesucristo, para que con la luz de la fe y la observancia de la divina ley le demos el debido culto y lleguemos a la vida eterna.

148. ¿Dónde se hallan los miembros de la Iglesia?

R. Los miembros de la Iglesia se hallan, parte en el cielo, y forman la Iglesia triunfante; parte en el purgatorio, y forman la Iglesia purgante o paciente, y parte sobre la tierra, y forman la Iglesia militante.

149. ¿Constituyen una sola Iglesia estas diversas partes de la Iglesia?

R. Si; estas diversas partes de la Iglesia constituyen una misma Iglesia y un solo cuerpo, porque tienen una misma cabeza, que es Jesucristo; un mismo espíritu, que las anima y une entre sí, un mismo fin, que es la bienaventuranza eterna, la cual unos miembros gozan ya y otros la aguardan.

150. ¿A qué parte de la Iglesia se refiere principalmente este noveno artículo del Credo?

R. Este noveno artículo del Credo se refiere principalmente a la Iglesia militante, que es la Iglesia en que estamos los presentes.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – DEL OCTAVO ARTÍCULO

DEL OCTAVO ARTÍCULO

132. ¿Qué nos enseña el octavo artículo: CREO EN EL ESPÍRITU SANTO?

R. El octavo artículo del Credo nos enseña que hay Espíritu Santo, tercera Persona de la Santísima Trinidad, que es Dios eterno, infinito, omnipotente, Criador y Señor de todas las cosas, como el Padre y el Hijo.

133. ¿De quién procede el Espíritu Santo?

R. El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, por vía de voluntad y de amor, como de un solo principio.

134. Si el Hijo procede del Padre, y el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, parece que el Padre y el Hijo sean antes que el Espíritu Santo, ¿cómo, pues, se dice que todas tres Personas son eternas?

R. Se dice que todas tres Personas son eternas porque el Padre desde todas la eternidad engendra al Hijo, y del Padre y del Hijo procede desde toda la eternidad el Espíritu Santo.

135. ¿Por qué la tercera Persona de la Santísima Trinidad se llama particularmente con el nombre de Espíritu Santo?

R. La tercera Persona de la Santísima Trinidad se llama particularmente con el nombre de Espíritu Santo porque procede del Padre y del Hijo por vía de aspiración y de amor.

136. ¿Qué obra se atribuye especialmente al espíritu Santo?

R. Al Espíritu Santo se atribuye especialmente la santificación de las almas.

137. ¿No nos santifican el Padre y el Hijo lo mismo que el Espíritu Santo?

R. Si; todas tres personas nos santifican igualmente.

138. Pues, ¿por qué la santificación de las almas se atribuye en particular al Espíritu Santo?

R. La santificación de las almas se atribuye en particular al Espíritu Santo porque es obra de amor, y las obras de amor se atribuyen al Espíritu Santo.

139. ¿Cuándo bajó el Espíritu Santo sobre los Apóstoles?

R. El Espíritu Santo bajó sobre los Apóstoles el día de Pentecostés; es decir, cincuenta días después de la Resurrección de Jesucristo y diez después de su Ascensión.

140. ¿Dónde estaban los Apóstoles los diez días antes de Pentecostés?

R. Los Apóstoles estaban reunidos en el Cenáculo en compañía de la Virgen María y de otros discípulos, y perseveraban en oración esperando al Espíritu Santo que Jesucristo les había prometido.

141. ¿Qué efectos produjo el espíritu Santo en los Apóstoles?

R. El Espíritu Santo confirmó en la fe a los Apóstoles, los llenó de luz, de fortaleza, de caridad y de la abundancia de todos sus dones.

142. ¿Fue el Espíritu Santo enviado para sólo los Apóstoles?

R. El Espíritu Santo fue enviado para toda la Iglesia y para todas las almas fieles.

143. ¿Que obra el Espíritu Santo en la Iglesia?

R. El Espíritu Santo, como el alma en el cuerpo, vivifica con su gracia y dones a la Iglesia, establece en ella el reinado de la verdad y del amor y la asiste para que lleve con seguridad a sus hijos por el camino del cielo.

✝ DOCTRINA CRISTIANA- DEL SÉPTIMO ARTÍCULO

DEL SÉPTIMO ARTÍCULO

126. ¿Qué nos enseña el séptimo artículo: DESDE ALLÍ HA DE VENIR A JUZGAR A LOS VIVOS Y A LOS MUERTOS?

R. El séptimo artículo del Credo nos enseña que al fin del mundo Jesucristo, lleno de gloria y majestad, vendrá del cielo para juzgar a todos los hombres, buenos y malos, y dar a cada uno el premio o el castigo que hubiere merecido.

127. Si todos, inmediatamente después de la muerte, hemos de ser juzgados por Jesucristo en el juicio particular, ¿por qué todos hemos de ser juzgados en el juicio universal?

R. Hemos de ser juzgados todos en el juicio universal por varias razones:
1ª., para gloria de Dios; 2ª., para gloria de Jesucristo; 3ª., para gloria de los Santos; 4ª., para confusión de los malos; 5ª., finalmente, para que el cuerpo tenga con el alma su sentencia de premio o de castigo.

128. ¿Cómo se manifestará la gloria de Dios en el juicio universal?

R. En el juicio universal se manifestará la gloria de Dios, porque todos conocerán con cuanta justicia gobierna Dios el mundo, aunque ahora se ven muchas veces afligidos los buenos y en prosperidad los malos.

129. ¿Cómo se manifestará en el juicio universal la gloria de Jesucristo?

R. En el juicio universal se manifestará la gloria de Jesucristo porque habiendo sido injustamente condenado por los hombres, aparecerá entonces a la faz de todo el mundo como juez supremo de todos.

130. ¿Cómo se manifestará la gloria de los Santos en el juicio universal?

R. En el juicio universal se manifestará la gloria de los Santos porque muchos de ellos, que murieron despreciados de los malos, serán glorificados a la vista de todo el mundo.

131. ¿Cuál será en el juicio universal la confusión de los malos?

R. En el juicio universal será grandísima la confusión de los malos, mayormente la de aquellos que oprimieron a los justos o procuraron en vida ser estimados como hombres buenos y virtuosos, al ver descubiertos a todo el mundo los pecados que cometieron, aún los más secretos.

✝ DOCTRINA CRISTIANA – DEL SEXTO ARTICULO

✝ DOCTRINA CRISTIANA

DEL SEXTO ARTICULO

121. ¿Qué nos enseña el sexto artículo: SUBIÓ A LOS CIELOS: ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS PADRE?

R. El sexto artículo del Credo nos enseña que Jesucristo, cuarenta días después de su resurrección, subió por sí mismo al cielo en presencia de sus discípulos, y que, siendo como Dios igual al Padre en la gloria, fue como hombre ensalzado sobre todos los Ángeles y Santos y constituido Señor de todas las cosas.

122. ¿Por qué Jesucristo después de su resurrección se quedó cuarenta días en la tierra antes de subir al cielo?

R. Jesucristo, después de su resurrección, quedóse cuarenta días en la tierra, antes de subir al cielo, para probar con varias apariciones que verdaderamente había resucitado, y para instruir más y más y conformar a los Apóstoles en las verdades de la fe.

123. ¿Por qué subió Jesucristo al cielo?

R. Jesucristo subió al cielo: 1º., para tomar posesión de su reino, conquistado con su muerte; 2º., para prepararnos tronos de gloria y para ser nuestro Medianero y Abogado cerca del Padre; 3º., para enviar el Espíritu Santo a sus Apóstoles.

124. ¿Por qué se dice de Jesucristo que subió a los cielos y de su Madre Santísima que fue asunta?

R. Dícese de Jesucristo que subió a los cielos y de su Madre Santísima que fue asunta, porque Jesucristo, por ser Hombre-Dios, subió al cielo por su propia virtud, pero su Madre, como era criatura, aunque la más digna de todas, subió al cielo por la virtud de Dios.

125. Explicadme las palabras: ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS PADRE.

R. La palabra está sentado significa la eterna y pacífica posesión que Jesucristo tiene de su gloria, y la expresión a la diestra de Dios Padre quiere decir que ocupa el puesto de honor sobre todas las criaturas.

⁠⁠⁠⁠⁠✝ DOCTRINA CRISTIANA – DEL QUINTO ARTÍCULO

⁠⁠⁠⁠⁠✝ DOCTRINA CRISTIANA

DEL QUINTO ARTÍCULO

116. Qué nos enseña el quinto artículo: DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS: AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS?

R. El quinto artículo del Credo nos enseña: que el alma de Jesucristo, separada ya del cuerpo, fue al Limbo de los Santos Padres y que al tercer día se unió de nuevo a su cuerpo para no separarse jamás.

117. ¿Qué se entiende aquí por Infierno?

R. Por infierno se entiende aquí el Limbo de los Santos Padres, es decir, el lugar donde las almas de los justos eran recogidas y esperaban la redención de Jesucristo.

118. ¿Por qué las almas de los Santos Padres no fueron introducidas en el cielo antes de la muerte de Jesucristo?

R. Las almas de los Santos Padres no fueron introducidas en el cielo antes de la muerte de Jesucristo porque por el pecado de Adán el cielo estaba cerrado, y convenía que el primero que entrase en él fuese Jesucristo, que con su muerte lo abrió de nuevo.

119. ¿Por qué Jesucristo quiso dilatar hasta el tercer día su propia resurrección?

R. Jesucristo quiso dilatar hasta el tercer día su propia resurrección para mostrar con evidencia que verdaderamente había muerto.

120. ¿Fue la resurrección de Jesucristo semejante a la resurrección de los otros hombres resucitados?

R. No; la resurrección de Jesucristo no fue semejante a la resurrección de los otros hombres resucitados, porque Jesucristo resucitó por su propia virtud, y los demás fueron resucitados por la virtud de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: