Que dice la biblia sobre la homosexualidad

• ANTIGUO TESTAMENTO

01 – Génesis 19:1-11
Para resumir un poco, dos ángeles del Señor condenaron a los moradores de Sodoma y Gomorra dejándolos instantáneamente ciegos porque querían violarlos en grupo.

02 – Levítico 18:22
“No te echarás con varón como con mujer; es abominación”.

03 – Levítico 20:13
“Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”.

04 – Deuteronomio 23:17
“No haya ramera entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel”.

05 – Jueces 19:16-24
Es otro pasaje largo que demuestra las acciones pervertidas de un grupo de benjamitas que querían violar en grupo a un hombre. Sus actos fueron condenados como sumamente malos.

06 – 1 Reyes 14:24
“Hubo también sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que el Señor había echado delante de los hijos de Israel”.

07 – 1 Reyes 15:11-12
“Asa hizo le recto antes los ojos del Señor, como David su padre. Porque quitó del país a los sodomitas y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho”.

08 – 1 Reyes 22:43,46
“Y anduvo Josafat en todo el camino de Asa su padre sin desviarse de él, haciendo lo recto ante los ojos del Señor […] barrió también de la tierra el resto de los sodomitas que había quedado en el tiempo de su padre Asa”.

09 – 2 Reyes 23:3,7
“Y poniéndose el rey en pie junto a la columna, hizo pacto delante de Jehová, de que irían en pos de Jehová, y guardarían sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos, con todo el corazón y con toda el alma, y que cumplirían las palabras del pacto que estaban escritas en aquel libro. Y todo el pueblo confirmó el pacto. […] Además derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová, en los cuales tejían las mujeres tiendas para Asera.”

 

• NUEVO TESTAMENTO

A lo mejor estás pensando:

“Bueno, todo eso se trata del Antiguo Testamento. Ahora estoy bajo la gracia. No me hace falta hacer caso al Antiguo Pacto”.

Aquí tienes, pues, otra lista de pasajes del Nuevo Testamento que enseñan la perspectiva de los primeros cristianos sobre la homosexualidad. Llamemos esta perspectiva, ‘la perspectiva de gracia’…

10 – Romanos 1:26-27
“Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.”

11 – 1 Corintios 6:9-10
“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”.

12 – 1 Timoteo 1:9-10
“Conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina”.

13 – Judas 7
“Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”.

 

NOTA
Es muy posible que el término “fornicario”, empleado en…

14 – Efesios 5:5
15 – Hebreos 13:4
16 – Apocalipsis 21:8 y 22:15

…se refiera al Pecado de la Homosexualidad.

 

En los cuatro casos citados:

 

“Los Fornicarios [Homosexuales, tanto varones como mujeres] sufrirán bajo la ira feroz del Todopoderoso debido a su inmoralidad sexual.”

 

• CONCLUSIÓN

Hoy, honestamente, no creo que haga falta añadir ningún comentario personal.

 

Dejemos que la Palabra de Dios hable por sí misma.

San Pablo contra la homosexualidad

La Sagrada Escritura y, especialmente el sentido común son tan claros sobre el tema de la homosexualidad que el Magisterio de la Iglesia ha tratado muy poco de esta materia. (1)

1. En el Antiguo Testamento, además del castigo de Sodoma (Génesis 19), debemos citar la ley dada por Dios a Israel: Lev. 18, 22 designa a la sodomía como una abominación, Lev 20, 13 castigada con la muerte). En el Nuevo Testamento, San Pablo condena explícitamente este vicio en varias epístolas (Romanos 1, 24-32, que se citan a continuación 1 Cor 6,10: “Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los infames, ni los ladrones, […] heredarán el reino de Dios (2)”, 1 Tim 1,10, dice la misma manera que “los asesinos, los fornicarios, los infames […](3)”.
2. El sentido común también es suficiente para ver que este vicio es contra la naturaleza, puesto que utiliza al contrario de su finalidad natural una función que Dios ha dado para la transmisión de la vida. Una desviación así de grave, en un asunto tan importante para el bien común (el futuro de la sociedad depende de ello), resulta evidente que es gravemente pecaminosa.

Sin embargo, esto ya no aparece tan obvio para muchos de nuestros contemporáneos. Debemos ahora argumentar para defender lo que antes era evidente.Comencemos pues el asunto, preguntando por qué y cómo se puede haber llegado a tal extremo.Sobre este punto en particular la Sagrada Escritura, y San Pablo especialmente, van a aclararnos mucho.

San Pablo va hasta la raíz del mal
En el primer capítulo de su epístola a los Romanos, San Pablo no se limita, en efecto, a denunciar el vicio. Él establece claramente un vínculo causal entre la infidelidad (idolatría) y la impureza contra la naturaleza. Leamos el pasaje (Rom 1,18-32):
1. La idolatría de los gentiles es inexcusable, porque el verdadero Dios se manifiesta en la creación.En efecto, la cólera de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia; pues lo que de Dios se puede conocer, está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó. Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables; porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron  en sus razonamientos y su insensato corazón  se entenebreció: jactándose de sabios se volvieron estúpidos,  cambiaron la gloria  del Dios incorruptible por una representación en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles.
2. Consecuencia de esta maldad, Dios los abandonó a sus pasiones.Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos; a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.
3. Consecuencia (continuación): el vicio contra la naturalezaPor eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.
4. San Pablo repite su razonamiento: causa y consecuencia.Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene: llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos, detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres, insensatos, desleales, desamorados, despiadados, los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.

San Pablo lo dice pues y lo repite: la ceguera moral llevada hasta la aprobación de los vicios contra la naturaleza es una consecuencia de la impiedad. Una máxima atribuida a San Agustín resume esta enseñanza: Este estigma no es sólo un pecado, es más bien el castigo del pecado (4)

La explicación de Santo Tomás
En su comentario sobre la Epístola a los Romanos, Santo Tomás de Aquino insiste también:            Cabe señalar que es con razón que el Apóstol pone los vicios contra la naturaleza -que son el más grave de los pecados de la carne- como castigo por la idolatría. Se percibe que estos defectos parecen haber comenzado a desarrollase con la idolatría – es decir, los días de Abraham, cuando se reconoce generalmente que la idolatría comenzó. Se lee en el capítulo 19 del Génesis que estos defectos han sido castigados por primera vez en la persona de los habitantes de Sodoma. Y del mismo modo, los vicios de este tipo han crecido progresivamente a medida que creció la idolatría. Así se lee en el segundo libro de los Macabeos que Jasón se atrevió a poner los jóvenes más nobles en lugares infames (5)y no fue el comienzo, sino el desarrollo y el progreso de la adopción de costumbres paganas (6)
El Doctor Angélico se refiere indirectamente al mismo tema en una cuestión de su Summa Theologica. Se pregunta por qué el rito de la circuncisión fue instituida en la época de Abraham, y no justo después de la caída original. Él respondió que en la época de Adán, incluso después del pecado, la fe y la razón natural era todavía lo suficientementeAbraham, la religión se había debilitado al punto que la mayoría de personas se volcaron a la idolatría, y a la vez, la razón natural estaba oscurecida por las pasiones de la carne hasta el punto de hacer caer al hombre en pecado contra la naturaleza. Por lo tanto, era el momento en que Dios instituyese, para el hombre, un rito que fuese al mismo tiempo la señal de la fe en Dios, y un remedio para el deseo carnal (7).
Encontramos así, en esta respuesta, el vínculo entre el progreso de la idolatría y el de los vicios contra la naturaleza. El primero es una falta contra la naturaleza divina, Dios permite como castigo la segunda, que va en contra de la naturaleza del hombre (8).

Confirmación en el siglo XVII
En el siglo XVII, el famoso exégeta Cornelius a Lapide (9) confirma esta explicación:
Las pasiones monstruosas son la pena de la infidelidad, la impiedad y la herejía (10).
Tras señalar que los herejes de su tiempo (protestantes) han manifestado la verdad de esta frase en sus costumbres (11), investiga la causa de ese vínculo entre la impiedad y la impureza. Da dos razones.
1. En primer lugar, porque donde no hay fe, no hay gracia de Dios; y donde no hay gracia de Dios, no encontramos la castidad, sino todo tipo de concupiscencias. Era justamente por eso que Lutero decía que la fornicación era tan necesaria al hombre como el alimento, y que se oye por todos lados, entre los innovadores, el axioma de que la castidad es imposible; porque, realmente, es imposible a Lutero y a los herejes. Eso es justo lo que San Jerónimo dijo: “Es difícil encontrar a un hereje que ame la castidad; aunque la pueda recomendar por palabras y alabarla”.
2. En segundo lugar, a causa de que la herejía y la infidelidad nacen del orgullo, y que la pasión impura es el castigo del orgullo, del mismo modo en que la castidad es la recompensa de la humildad (12).

Confirmación al día de hoy
La conclusión se impone por sí misma: la repugnante invasión de los vicios de Sodoma en nuestros países -y su formalización por infames leyes- no son sólo azotes sociales. Son también, y principalmente, castigos.Nuestros países son, hace tiempo, oficialmente apóstatas; oficialmente ateos. Incluso, por la ideología de los derechos humanos, oficialmente idólatras. Por tanto, es natural, lógico, necesario, que estas costumbres se instalen en ellos. San Pablo dijo:
No tienen excusa, porque habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios, y le dieron gracias, sino que se entregaron a sus deseos y sus corazones sin inteligencia se hundieron en la oscuridad. […] Por eso Dios los entregó a las pasiones vergonzosas […] Ya que no se preocuparon por conocer a Dios, Dios los entregó a su mente réproba.

Esto no quiere decir que en el orden individual sólo un idólatra, o un impío, puedan experimentar las tentaciones contra la naturaleza. Todos los seres humanos están marcados por el pecado original y el desorden de la naturaleza se manifiesta de diferentes maneras en cada uno. Sin contar las patologías propiamente dichas, uno nacerá más propenso a la ira, el segundo fue la pereza, y otro más vulnerable a tal o cual tentación de lujuria. Una educación inadecuada, choques psicológicos mal curados u ocasiones precoces de escándalo podrán exacerbar y agravar esta herida, en la fragilidad de la infancia o la adolescencia. En este caso, como frente a cada uno de los pecados capitales, sólo la lucha diaria, con la oración y la gracia de Dios, permitirá superar el vicio y establecer la virtud.
Pero en el orden público, aquel de cada nación, la aceptación del vicio contra la naturaleza, tal como lo estamos experimentando hoy en día, no puede ser más que un castigo. La paganización de las costumbres es la consecuencia inevitable de la paganización de las ideas.

¿Cómo reaccionar?
¿Estarán los católicos condenados a asistir impotentes a la destrucción gradual de la sociedad? Ciertamente que no. Por eso, para actuar con eficacia, para escapar del ciclo de derrotas en que parecen haber caído, deben tomar consciencia, ante todo, de las verdaderas causas del mal – aquellas que denuncia San Pablo.
Nuestras sociedades apóstatas y ateas no pueden ser bendecidas por Dios. La decadencia que las golpea es el castigo de aquella impiedad. No sirve de nada luchar contra esta decadencia si no luchamos al mismo tiempo, y primeramente, contra esa impiedad. Luchar sin Dios contra los males que resultan precisamente de la ausencia de Dios es, obviamente, un sin sentido (13).
Después de haber comentado extensamente a San Pablo, podemos concluir citando a San Juan:
Todo lo que es nacido de Dios vence al mundo. Y esta victoria sobre el mundo, nuestra fe. – Omne natum quod ex Deo vincit mundum, et haec est victoria quae vincit mundum, fides nostra. (1 Juan 5: 4)___________________
1)Solo accidentalmente la enseñanza tradicional ha abordado la cuestión. Un decreto del Santo Oficio del 24 de septiembre 1665 trata de la sodomía no para definir que es un pecado (lo que parece demasiado obvio), sino para indicar cómo este pecado se debe acusar en la confesión (la naturaleza de la culpa debe ser especificado de forma explícita, una acusación genérica no es suficiente para que la confesión sea íntegra) (DS 2044). – La anarquía generalizada introducida en la Iglesia permitió que algunos “teólogos” trataran de legitimar este vicio. Frente a esto, el Vaticano ha terminado por intervenir para recordar que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados y que no puede en ningún caso ser aprobados” (29 de diciembre de 1975, DS 4583, reproducido en el nuevo Catecismo de la La Iglesia Católica, § 2537).
2)Neque fornicarii, neque idolis servientes, neque adulteri, neque molles, neque masculorum concubitores, neque fures […] regnum Dei possidebunt.. El término “infame” (en latín: concubitores masculorum) se refiere a los sodomitas.3) […] Homicidis, fornicariis, masculorum concubitoribus […].4)Haec spurcitia non solum peccatum est, sed et poena peccati(PL 40, col. 1326; esta serie de sermones que ahora comúnmente se considera apócrifa.)5) 2 Mc 4, 13 (cita de Thomas de la Vulgata). – En tiempos de Antíoco Epifanio, Jason consigue hacerse nombrar sumo sacerdote en Jerusalén, y se esfuerza por introducir las costumbres griegas entre los ciudadanos. La Biblia cuenta: ” Era tal el auge del helenismo y el progreso de la moda extranjera a causa de la extrema perversidad de aquel Jasón,     que tenía más de impío que de sumo sacerdote,      que ya los sacerdotes no sentían celo por el servicio del altar, sino que despreciaban el Templo; descuidando los sacrificios, en cuanto se daba la señal con el gong se apresuraban a tomar parte en los gimnasios de los ejercicios contrarios a la ley; sin apreciar en nada la honra patria, tenían por mejores las glorias helénicas. Por esto mismo, una difícil situación les puso en aprieto, y tuvieron como enemigos y verdugos a los mismos cuya conducta emulaban y a quienes querían parecerse en todo. Pues no resulta fácil violar las leyes divinas; así lo mostrará el tiempo venidero”. (2 Mc 4, 13-17).6)«Et est notandum quod satis rationabiliter Apostolus vitia contra naturam quae sunt gravissima inter peccata carnalia, ponit idolatriae poenam, quia simul cum idolatria incepisse videntur, scilicet tempore Abrahae, quando creditur idolatria incepisse. Unde et tunc primo leguntur in Sodomitis punita esse, ut Gn 19. Simul etiam idolatria crescente, huiusmodi vitia creverunt; unde dicitur 2 Mc 4, quod Jason ausus est sub arce optimos quosque epheborum in lupanaribus ponere. Erat autem hoc non initium, sed incrementum quoddam et profectus gentilis et alienigenae conversationis. » (Saint THOMAS, Com. in Rm 1, lect. VIII)7) St. Thomas, III, q. 70, a. 2, ad 1.8) Santo Tomás dice que todo pecado es en cierto sentido, contra la naturaleza porque va en contra de lo que nuestra razón nos dice que ser conforme a nuestra naturaleza racional, pero algunos pecados se oponen no sólo a nuestra naturaleza racional, sino la naturaleza física en sí (que compartimos con los animales). Son doblemente contra la naturaleza.9) Cornelio a Lapide (Cornelius Van den Steen), SJ., 1567-1637.10) “Hinc patet infidelitatis, impietatis et haeresis pœnam esse monstrosas libidines” (Cornelio a Lapide, en Romanos, 1, 26).11) “Talia monstra quoque ab haeresi nata nostra vidit et protulit aetas. – Nuestro siglo también ha visto y ha producido ese tipo de monstruos, nacidos de la herejía. “(Ibíd.).12) “Primo, quia ubi non est fides, ibi non est gratia Dei ; ubi non est gratia Dei, ibi non est castitas, sed omnis concupiscentia : ut merito dixerit Lutherus, concubitum homini tam necessarium esse quam cibum, et passim apud Novantes personat hoc axioma, castitatem esse impossibilem, quia vere Luthero et haereticis impossibilis est. Vere ergo dixit S. Hieronymus, lib. II Comment, in Osece cap. IX: “Difficile est invenire haereticum qui diligat castitatem, etiamsi eam verbis commendet et prae se ferat”.  Secundo, quia haeresis et infidelitas oritur ex superbia, superbiae autem poena est libido, sicut humilitatis praemium est castitas”(Ibid)13) Recordamos las palabras del Cardenal Pie: “Cuando Jesús Cristo no reina por los beneficios que se derivan de su presencia, reina por todas las calamidades inseparables de su ausencia”. (Discurso en Chartres, 11 de abril de 1858; Episcopal de Obras, v. 1, p. 84.)

 

via http://www.catolicidad.com/2010/11/san-pablo-contra-la-homosexualidad.html

 

¿SE PUEDE CURAR LA HOMOSEXUALIDAD?

¿SE PUEDE CURAR LA HOMOSEXUALIDAD?

Gerard J. M. Van Den Aardweg

Por GERARD J. M. VAN DEN AARDWEG

Gerard J. M. Van Den Aardweg es un acreditado psicólogo holandés, catedrático desde hace más de treinta años, casado, padre de siete hijos, que ha dictado cursos en Estados Unidos, Canadá y Brasil. Autor de numerosos libros, ensayos y artículos sobre la homosexualidad (tema en el que es un especialista y al que ha dedicado años de estudio), aborda en este artículo las causas y las posibles soluciones.
 
Homosexualidad es la atracción sexual hacia personas del propio sexo. En cromosomas, hormonas sexuales y constitución física los homosexuales son normales. Hubo un tiempo, el de Freud, en que se pensó que se debía a factores hereditarios, pero esta hipótesis hoy ha sido científicamente desechada. Los homosexuales son biológicamente normales, lo que no es normal es el ejercicio de la homosexualidad. Es de advertir que el homosexual tiene instintos heterosexuales; lo que ocurre es que se le bloquean por alguna razón, que puede ser un complejo de inferioridad. Quienes de verdad se empeñan en luchar contra ese complejo, aun en casos de transexualidad, en uno o dos años acaban con sus obsesiones. Para dar la impresión de normalidad, hay quien asegura que quizá uno de cada cinco hombres tiene «tendencias» homosexuales, pero las estadísticas lo desmienten y ponen de manifiesto que en realidad no pasan de un uno o dos por ciento.
 
El movimiento mundial para la emancipación de los homosexuales trata de eludir cuestiones fundamentales, se sirve de medias verdades y de falsedades totales y maneja el concepto de discriminación para suscitar compasión. Hace del homosexual una víctima.
 
UNA CAUSA: LA FALTA DE MADUREZ
 
En la pubertad, puede tratarse de un fenómeno transitorio. Hay casos en que la homosexualidad arraiga en los primeros años de juventud. Este hecho ha llevado a algunos a pensar que no tiene sentido procurar desarraigarla. La teoría más en boga es que la homosexualidad se basa en una perturbación del llamado «sentido de identidad sexual». La realidad demuestra que los homosexuales están afectados no sólo en su faceta sexual, sino en todo su mundo emotivo. Su vida emotiva coincide mucho, por ejemplo, con la de tipo ansioso, compulsivo o depresivo, caracterizada por depresiones, nerviosismo, problemas relacionales y psicosomáticos. No son capaces, en determinados aspectos de su vida emotiva, de madurar y de ser adultos y, pese a querer aparentar jovialidad y alegría no son felices interiormente. La causa no está en la discriminación de la que se quiere acusar a la sociedad que les haría «víctimas» de ella, sino en fuerzas que actúan en el interior mismo de los interesados (…)
 
¿SE PUEDE CURAR LA HOMOSEXUALIDAD?
 
Mucha gente no sabe que la génesis psíquica de esta condición sexual carece en absoluto de misterio y que su terapia es posible. El método que he utilizado consta de dos partes: la primera consiste en hacer adquirir al interesado una visión clara de la propia identidad y de su propio mundo afectivo; la segunda, en afrontar esa situación. Llevamos a las personas a reírse de sí mismas (el humorismo puede ser muy saludable) y a la adquisición de hábitos positivos: valentía, honestidad consigo mismo, autodisciplina, capacidad de amar a los demás; así, hasta lograr que el homosexual pierda sus hábitos neuroinfantiles.
 
Es esencial neutralizar la autoconmiseración crónica. Es obligado decir que:
 
– En un treinta por ciento de los casos, la curación es completa: acaban desarrollando actitudes y hábitos sexuales normales y afectivos y una vida emotiva adulta. Por supuesto, una curación sólo sexual no sería una curación completa.
 
– Otro treinta por ciento de personas cambia más o menos gradualmente, pierde sus obsesiones homosexuales y asume una actitud emotiva nueva, aunque no lo suficiente para poder hablar de curación completa.
 
– Hay otros que progresan con extremada lentitud por su estado neurótico grave, pero también éstos, si son ayudados por una asistencia y un tratamiento constructivos, adquieren fuerza y coraje y poco a poco van perdiendo sus depresiones, nerviosismos y ansiedades.
 
RESPONSABILIDAD DE LOS EDUCADORES
 
Los complejos homosexuales se pueden evitar educando a un muchacho como muchacho y a una chica como tales. No se pueden intercambiar y mezclar las cosas. Una total identificación, la total identidad de roles que quiere cierto feminismo exacerbado es absurda. Los sacerdotes y educadores tienen un papel importantísimo cuando aportan al crecimiento psicológico una contribución mucho mayor de la que a veces son conscientes. Cuidado con creer que todo «amor» es bueno; hay formas de amor compasivas y neuróticas que revelan una personalidad dividida en sí misma y que necesitan una guía moral firme y segura. Los pacientes que viven su fe de manera positiva tienen las mayores esperanzas de un cambio radical en su homosexualidad: ésta es mi experiencia de años.
 
El problema de la homosexualidad es presentado en una injustificada atmósfera de fatalismo. La homosexualidad sigue siendo vista por la mayoría de la gente a la luz de prejuicios e ideas preconcebidas, infundadas y superadas de las que, por desgracia, no están ausentes profesionales (médicos, sociólogos, psicólogos, sacerdotes, periodistas). Si a ello añadimos la falta de puesta al día de la Psiquiatría y de la Psicología, se crea una situación de la que se aprovecha la estrategia de la emancipación de homosexuales militantes, flanqueada por el «establishment progre» occidental que pretende hacer creer que la homosexualidad es una variante normal de la sexualidad humana, que homosexual se nace y que no se puede cambiar. A todos ellos no les vendría mal una mejor información.
 
LA FALACIA DE LA RESIGNAClÓN
 
Los responsables mejoran poco a poco las situaciones concretas. Hay directores espirituales que animan correctamente a los homosexuales a vivir la castidad y el dominio de sí mismos, pero de hecho consideran que es imposible desarraigarla. Es muy equivocada la actitud de no pocos hombres de Iglesia que, de buena fe, pero víctimas probablemente de la escasa difusión de las experiencias terapéuticas, consideran que el mejor modo de ayudar a los homosexuales es enseñarles la resignación y la aceptación del sacrificio que supone su situación, en lugar de animarles y ayudarles a salir de ella, con paciencia y perseverancia.
 
Además de ignorancia, demuestran ingenuidad, ya que es dificilísimo, por no decir casi imposible, convivir con las propias tendencias homosexuales sin dejarse arrastrar por ellas. El camino de la curación de los homosexuales no pasa por la compasión y mucho menos por la aceptación de su situación como «normal». Es impresionante y doloroso constatar cuántos médicos, terapeutas, sacerdotes, psicólogos ignoran el deseo de cambiar que tienen muchas personas con tendencias homosexuales. La afectividad desviada no es más que un aspecto de una personalidad inmadura. La terapia debe apuntar a enseñar al paciente a reconocer y combatir toda una gama de expresiones de ego-centrismo infantil, de temores, complejos de inferioridad, reacciones consolatorias, afectaciones y autocompasiones. En la esfera afectiva crecemos cuanto mayor es la confianza en nosotros mismos como hombres o como mujeres con plenitud y felicidad. Un psiquiatra holandés que militaba en el movimiento de emancipación homosexual cuenta la curación de una lesbiana gracias a un sacerdote dotado de buen sentido psicológico, que le dijo: «¡Si es que tú te has quedado en cuando eras una niña … ! ». Su proceso de cambio duró un tiempo, pero acabó reconociendo ante el psiquiatra que su problema había desaparecido «como una pierna amputada, que no vuelve».

via http://www.catolicidad.com/2014/03/se-puede-curar-la-homosexualidad.html

La Verdad sobre la Homosexualidad en 200 breves frases contundentes

La Verdad sobre la Homosexualidad
en 200 breves frases contundentes

  1. No se nace homosexual. La homosexualidad es un desorden emocional que tiene terapia y por lo tanto sanación.

     

  2. Muchas personas homosexuales están siguiendo la terapia reparativa y están saliendo de la homosexualidad.

     

  3. La homosexualidad es la manifestación de heridas emocionales, necesidades afectivas sin cubrir, traumas vividos, … por lo que tiene sanación.

     

  4. Si quieres salir de la homosexualidad puedes encontrar orientación y ayuda en: www.esposibleelcambio.com o también en : www.courage-latino.org

     

  5. La sed por el verdadero amor, la verdad, la vida y la libertad es lo que nos mueve a querer salir de la homosexualidad.

     

  6. A través de la comunión y la solidaridad es posible recorrer la terapia reparativa hacia la sanación de la homosexualidad. No se trata solo de salir de la homosexualidad sino de madurar todos los aspectos de nuestra personalidad.

     

  7. El motor de la sanación de la homosexualidad es el deseo de cambiar convertido en decisión y actitud de comunión y solidaridad. Este es el pilar de la terapia.

     

  8.  Aquel que ha descubierto el dolor, el sufrimiento y la soledad de la vida gay podrá entregarse al proceso de cambio y sanación.

     

  9. Si eres joven con tendencias homosexuales te animamos a que descubras en lo profundo de tu corazón que estás llamado a la libertad y al verdadero amor heterosexual. Lucha por tu sanación.

     

  10. Por medio de la terapia reparativa irás descubriendo las causas más profundas de las heridas que producen la homosexualidad, y podrás irlas sanando. Tu tendencia homosexual se disolverá como un azucarillo en el agua.

     

  11. El ir sanando las heridas que causan la homosexualidad es un proceso largo pero cargado de esperanza, amor y solidaridad.

     

  12. Decisión, paciencia, mucho amor y confianza en ti mismo, necesitarás para afrontar la sanación de la homosexualidad.

     

  13. No soy homosexual, soy un heterosexual latente con tendencias homosexuales que son posibles de revertir y sanar.

     

  14. Soy un hombre y como tal nací heterosexual, la homosexualidad es algo que se adquiere y por lo tanto puede revertirse.

     

  15. Curar la homosexualidad puede ser un proceso largo y doloroso pero el resultado final bien vale la pena todo este esfuerzo.

     

  16. El deseo homosexual es el resultado de heridas no sanadas de la niñez y tiene solución.

     

  17. Todas las personas que padecen tendencias homosexuales tienen la capacidad de curarse a sí mismas por medio de la terapia reparativa.

     

  18. Gracias a las personas que estuvieron dispuestas a recorrer este camino conmigo, hoy estoy saliendo de la homosexualidad.

     

  19. La persona con tendencias homosexuales puede luchar con paciencia y esperanza para salir de ese estado porque el cambio es posible!

     

  20. La homosexualidad es curable por medio de la terapia reparativa afrontada con una actitud de amor, esperanza y solidaridad.

     

  21. La sanación de la homosexualidad implica una sanación íntegra que incluye la sanidad del cuerpo, de la mente y del espíritu.

     

  22. La terapia reparativa es un medio ampliamente reconocido y comprobado para sanar la homosexualidad.

     

  23. Las heridas que provocan la homosexualidad están relacionadas directamente con nuestra infancia y con la relación con los padres.

     

  24. La persona homosexual no gay es aquella que no acepta su tendencia y busca cambiar por medio de la terapia reparativa.

     

  25. La tendencia homosexual es la manifestación, el síntoma de heridas emocionales y sicológicas muy profundas y arraigadas.

     

  26. La sanación de la homosexualidad resulta de la comunión entre el Amor de Dios y la responsabilidad del hombre (trabajo).

     

  27. El objetivo de la terapia reparativa es ayudarnos a salir de la homosexualidad hacia una heterosexualidad madura y responsable,

     

  28. La terapia reparativa no trata solo de sanar la homosexualidad, sino forjar una nueva persona capaz de vivir en comunión y solidaridad.

     

  29. La página www.esposibleelcambio.com ofrece la terapia reparativa para sanar la homosexualidad, en defensa de la dignidad humana.

     

  30. Todo homosexual tiene instintos heterosexuales que suelen ser bloqueados por su convencimiento homosexual.

     

  31. Quien de verdad se empeña en luchar contra sus tendencias homosexuales, en uno o dos años puede sanar sus tendencias y obsesiones.

     

  32. La homosexualidad se caracteriza por una inmadurez emocional que lleva a depresiones, problemas relacionales y psicosomáticos.

     

  33. Gracias al avance de la medicina, la homosexualidad se puede superar con la terapia adecuada y el consentimiento de la persona.

     

  34. La idea de que el homosexual no puede cambiar responde a una reivindicación de grupo más que a una realidad orgánico-fisiológica.

     

  35. Aquellos que lo desean y se esfuerzan pueden desterrar sus obsesiones homosexuales, aumentar su alegría de vivir y su bienestar.

     

  36. Dejarse llevar por la tendencia homosexual lleva con el tiempo a una vida de profundos desequilibrios afectivos y emocionales.

     

  37. La actividad homosexual termina conduciendo a una mayor desesperanza y daño psíquico porque es contraria a la naturaleza.

     

  38. En los jóvenes homosexuales se afianzan los sentimientos de no pertenencia y de ser diferentes a los de su propio sexo.

     

  39. La homosexualidad es el síntoma de una herida muy profunda dentro del alma, es solo la punta del iceberg.

     

  40. Las relaciones homosexuales son inestables y frustrantes por su propia naturaleza, lográndose solo una mayor insatisfacción.

     

  41. Hace más de un siglo se busca un origen genético a la homosexualidad y los avances científicos indican que no lo hay.

     

  42. La homosexualidad no es genética sino sobrevenida, por lo que son exitosas las terapias reparativas para su curación total.

     

  43. Abandonarse a las tendencias homosexuales no es un estilo de vida recomendable porque lleva a una inestabilidad emocional.

     

  44. Si las tendencias homosexuales estuviesen determinadas genéticamente no habría posibilidad de cambiar, pero esto no es así.

     

  45. La homosexualidad no es una condición estable y satisfactoria, no es libertad sino una adicción emocional.

     

  46. La estabilidad emocional y la felicidad no se logran a través de las relaciones homosexuales.

     

  47. Aceptar el dogma de que la homosexualidad es innata e inmutable es un error que puede producir daño a mucha gente.

     

  48. La terapia reparativa es la herramienta para alcanzar la estabilidad emocional al revertir las tendencias homosexuales.

     

  49. Las relaciones homosexuales son objetivamente desordenadas por lo que no llevan a la persona a la verdadera libertad y la verdadera felicidad.

     

  50. En las relaciones homosexuales se entra en un círculo vicioso pues las necesidades sexuales y afectivas quedan insatisfechas.

     

  51. La mayoría de las personas desconoce acerca de las causas emocionales de la inclinación y conducta homosexual.

     

  52. Las tendencias homosexuales son alteraciones del desarrollo sicológico que se originan en las experiencias de la primera infancia.

     

  53. El síntoma más común de la homosexualidad es el sentirse diferente del progenitor y de los compañeros del mismo sexo.

     

  54. La tendencia homosexual no es algo que la persona elija, por lo que puede prevenirse y tratarse con gran éxito.

     

  55. La tendencia homosexual, especialmente en varones, va acompañada frecuentemente por la adicción sexual.

     

  56. Debemos esforzarnos por fomentar el tratamiento reparativo paras las personas que padecen tendencias homosexuales.

     

  57. En la década de 1960 la comunidad siquiátrica había revelado los factores que conducen a la homosexualidad, y su tratamiento.

     

  58. La homosexualidad es esencialmente un estado de desarrollo sicológico y emocional incompleto que es posible revertir.

     

  59. Estudios científicos han establecido y demostrado la inexistencia de una base genética para la atracción homosexual.

     

  60. Desórdenes sicológicos y experiencias traumáticas han llevado a muchos hombres y mujeres a padecer tendencias homosexuales.

     

  61. La homosexualidad es reversible. Existen muchos casos avalados por la medicina y la siquiatría que confirman esta verdad.

     

  62. La homosexualidad puede prevenirse conociendo y satisfaciendo las necesidades emocionales y de desarrollo del niño en la familia.

     

  63. Estudios han demostrado que los niños que sufrieron abusos sexuales pueden exhibir síntomas de desórdenes en su identidad sexual.

     

  64. Con el apoyo de terapeutas experimentados una persona con tendencias homosexuales puede revertir exitosamente su condición.

     

 

SERIE B                                                                                                               

1-       En la homosexualidad, la búsqueda desordenada del amor llega a provocar personalidades obsesivas, dependientes y depresivas.  

2-       En las últimas décadas numerosos estudios han demostrado con pruebas, que la tendencia homosexual puede ser modificada

3-       El estilo de vida homosexual trae consigo grandes dosis de culpa, en parte por la promiscuidad sexual que se alcanza.

4-       El Dr. Van den Aardweg demuestra que la homosexualidad es una de las patologías a las que todos estamos expuestos.

5-       El tener atracción hacia las personas del propio sexo es un indicador de heridas sin cerrar y de necesidades sin satisfacer.

6-       La mayor parte de la gente no ha comprendido que la homosexualidad es un desorden del afecto hacia las personas del mismo sexo.

7-       La homosexualidad es siempre un síntoma. representa un trauma sin resolver y una falta de identificación de género.

8-       La persona que experimenta atracción hacia las personas de su propio sexo ha sido lastimada y necesita curarse.

9-       cuando se logre tener vínculos seguros hacia las personas del mismo sexo, los deseos homosexuales se desvanecerán naturalmente.

10-   Es fundamental establecer amistades sanas con personas del propio sexo para curarse de la homosexualidad.

11-   NARTH es una organización científica de terapeutas profesionales dedicados a la investigación y a la terapia de la homosexualidad.

12-   El origen de la homosexualidad radica en la forma en que somos educados y en diversas experiencias de nuestra vida.

13-   Como cualquier otra patología, podemos entender a la homosexualidad y curarnos de ella.

14-   Los homosexuales que han sanado su tendencia sirven de modelo de fortaleza y esperanza para aquellos que quieren salir.

15-   Las consecuencias neuróticas de la autocompasión se enfocan como núcleo de la sicología de la persona homosexual.

16-   La homosexualidad es un trastorno emocional que se manifiesta en la niñez y en la adolescencia.

17-   Las personas homosexuales pueden llevar a cabo un profundo cambio a mejor, con paciencia, dedicación y buena voluntad.

18-   La mayoría de los homosexuales están insatisfechos y desearían cambiar si fuera posible. Ahora sabemos que este cambio es posible.

19-   La homosexualidad considerada una variante, una preferencia, una condición constitutiva del hombre, es una concepción errónea.

20-   Las personas inclinadas a la homosexualidad nacen con las mismas características físicas y psíquicas que las demás personas.

21-   No hay pruebas de que exista una naturaleza innata diferente que predisponga al desarrollo de las tendencias homosexuales.

22-   La homosexualidad considerada una variante de la especie humana, es una concepción totalmente errónea.

23-   La naturaleza es sexuada y como tal heterosexual, no existe la homosexualidad como una variante más de esta condición natural.

24-   Los hombres con tendencias homosexuales que tengan conductas poco viriles o afeminadas pueden revertirse ya que no son innatas.

25-   Las mujeres con tendencias lésbicas no lo son por disposición natural sino por hábitos y complejos de inferioridad adquiridos.

26-   Por constitución natural una persona no es homosexual sino heterosexual, prescindiendo de las conductas personales.

27-   Los homosexuales no existen, tampoco en el reino animal, sí existen personas con tendencias homosexuales que pueden revertirse.

28-   La prepubertad y pubertad son etapas cruciales en donde se desarrolla la homosexualidad, que con la terapia adecuada puede sanarse.

29-   Freud afirmó que en personas con tendencias homosexuales siempre se encuentran trazos de una disposición heterosexual normal.

30-   Una relación homosexual leal y duradera es extremadamente rara, si es posible en algún caso.

31-   La palabra homosexual da nombre a un aspecto de la condición sicológica de la persona que se ve atraída por su mismo sexo.

32-   La terapia reparativa permite revertir la condición sicológica que lleva a la persona a sentirse atraído por el mismo sexo.

33-   Los tres grandes pioneros de la siquiatría (Freud, Jung y Adler) veían a la homosexualidad como una patología tratable.

34-   Hoy la homosexualidad no es un desorden mental, sin embargo no hay investigaciones serias que avalen esta afirmación.

35-   En 1952 la Asociación de Psiquiatría Americana listaba a la homosexualidad entre los desórdenes de personalidad socio-páticas.

36-   El problema no se encuentra en la actitud de la persona hacia su homosexualidad sino en la homosexualidad en sí.

37-   Sectores políticos e ideológicos propiciaron la eliminación de la homosexualidad del catálogo de las enfermedades patológicas.

38-   La eliminación de la homosexualidad del catálogo de patologías frenó la investigación y el posible tratamiento de la misma.

39-   Conociendo las causas psico-dinámicas de la homosexualidad es posible efectuar un tratamiento razonablemente efectivo.

40-   El homosexual desde una visión diferente del todo personal, puede buscar crecer y cambiar a través de la ayuda de la psicoterapia.

41-   Es irresponsable no facilitar tratamiento adecuado a aquellos que libremente deciden crecer hacia fuera de la homosexualidad.

42-   En la literatura psicoanalítica, la homosexualidad se ha entendido como un reflejo de un déficit en la identidad de género.

43-   De las diversas psicoterapias existentes, la terapia reparativa se destaca en el tratamiento satisfactorio de la homosexualidad.

44-   El tratamiento psicoanalítico y la terapia reparativa han permitido revertir las tendencias homosexuales en muchas personas.

45-   La curación del paciente homosexual necesitado de una conexión íntima masculina, empieza a través de la relación con el terapeuta.

46-   En la terapia reparativa de la homosexualidad, la relación terapéutica es un factor central en el tratamiento.

47-   Las relaciones de confianza e intimidad no eróticas con personas del mismo sexo, aceleran la sanación de la homosexualidad.

48-   La persona con tendencia homosexual siempre posee una heterosexualidad latente sobre la cual es posible edificar el cambio.

49-   En la terapia reparativa, el paciente homosexual puede recuperar su identidad de género y su sentido de la masculinidad.

50-   Un tratamiento exitoso de la homosexualidad se basa en la decisión de la persona de crecer en su identidad de género.

51-   Según la psicología, toda persona homosexual, independientemente de cómo se sienta, es un heterosexual latente.

52-   La psicoterapia ayuda a reinterpretar los sentimientos homo-eróticos como la necesidad de sana intimidad con el propio sexo.

53-   La persona homosexual solo a través de la intimidad no erótica con el propio sexo podrá recuperar su identidad de género latente.

54-   Llegar al origen de la homosexualidad en la persona es el comienzo de la recuperación de su autoestima, confianza y masculinidad.

55-   Las relaciones homosexuales dependientes e insatisfactorias, y la baja autoestima se basan en una identidad de género incompleta.

56-   Por medio de la terapia reparativa el persona homosexual logrará reunificar su sexualidad con su identidad de género.

57-   La psicoterapia de la homosexualidad debe ser un proceso continuado de crecimiento que alimente las esperanzas de cambio futuro.

58-   Muchos personas aturdidas por sus tendencias homosexuales no aceptadas han encontrado una gran esperanza en la terapia reparativa.

59-   El sentimiento de inferioridad y desplazamiento de la sociedad es un síntoma de la neurosis que acompaña a la homosexualidad.

60-   Si sientes un interés real por tu propio sexo, es un asunto de inmadurez emocional y no de naturaleza, ya que eres heterosexual.

61-   Lo que hay que tratar en una persona con tendencias homosexuales es su problema de personalidad y su complejo de inferioridad.

62-   Los jóvenes con tendencias homosexuales creen que comprometerse en una relación homosexual será la solución a todos sus problemas.

63-   Toda relación homosexual acaba, tarde o temprano, en un modo de vida desordenado, neurótico de hecho.

64-   Luego de muchas investigaciones quedó claro que el estilo de vida homosexual no lleva a una felicidad íntegra y duradera.

65-   Según estudios realizados, los vínculos homosexuales empiezan y acaban con el sexo, no hay nada más que eso.

66-   Una persona con tendencias homosexuales está empujada a una existencia neurótica y conflictiva disfrazada de felicidad


SERIE C                                                                                                                

1.       Hay un mayor riesgo de desarrollo homosexual si se da la presencia de una madre posesiva y dominante y un padre distante y frío.

2.       La combinación de una figura materna dominante y una figura paterna distante predispone al desarrollo del complejo homosexual.

3.       Somos en parte responsables de la tendencia homosexual al consentir nuestras debilidades y hábitos emocionales distorsionados.

4.       Siempre hay algo “automático” en la neurosis homosexual por lo que la persona no puede ser totalmente responsable de sus actos.

5.       El investigador y terapeuta Bieber afirmó que ninguno de sus pacientes homosexuales había tenido una relación normal padre-hijo.

6.       El hombre que desarrolla una tendencia homosexual no ha tenido la oportunidad de conocer a su padre como auténtico padre.

7.       Los problemas afectivos en el seno de la familia están entre las causas más comunes de la homosexualidad.

8.       Lo normal es aquello cuyo desempeño es conforme al diseño natural, en este sentido la homosexualidad no puede ser normal.

9.       Un niño necesita relacionarse con su padre para desarrollar su identidad masculina y así sentirse atraído por las mujeres.

10.    Una niña necesita de una unión emotiva con su madre para desarrollar su feminidad y así poder sentir atracción hacia los hombres.

11.    La homosexualidad es intrínsecamente desordenada y contraria a la verdadera identidad del individuo.

12.    La mayor parte de los sufrimientos de la persona homosexual se deben a la naturaleza desordenada de la homosexualidad.

13.    Muchos estudios demuestran que los homosexuales son más infelices, depresivos y predispuestos a intentos de suicidios.

14.    La homosexualidad n es un fenómeno individual limitado a quien es afecto, sino también un síntoma de desequilibrio familiar.

15.    Factores como la autopercepción de ser feo y débil, y las bromas y burlas de otras personas predisponen al desarrollo homosexual.

16.    Un paso decisivo en el desarrollo del complejo homosexual es la autocompasión del niño con sus compañeros de su misma edad y sexo.

17.    Muchas mujeres con tendencias lésbicas sintieron durante su infancia una falta de comprensión por parte de su madre.

18.    En las mujeres homosexuales no existió en su infancia una participación en los intereses femeninos por la relación distante con la madre.

19.    El comportamiento excesivamente masculino en mujeres lésbicas es casi siempre signo de su gran complejo de inferioridad.

20.    El factor principal en el desarrollo de una orientación lésbica  es la comparación que la niña hace con chicas de su misma edad.

21.    Al igual que en el caso de los niños, el factor crucial en el lesbianismo es el subjetivo: la percepción de la chica sobre sí misma.

22.    Si la niña carece del afecto y comprensión de su madre se puede “enamorar” de una mujer que posea las características de la madre.

23.    El lamento de muchas lesbianas es que no tuvieron amigas verdaderas en su adolescencia.

24.    Un homosexual padece los mismos sentimientos que tuvo en su juventud: inferioridad, soledad, autocompasión y un deseo insaciable.

25.    Los terapeutas tienden a ver a la homosexualidad como una interrupción o bloqueo en el desarrollo psicosexual del individuo.

26.    Los intereses artísticos de los varones homosexuales se explican mejor por la educación recibida y por los factores ambientales.

27.    La teoría hereditaria sobrevive por al apoyo de grupos homófilos militantes a pesar de las evidencias que demuestran lo contrario.

28.    La realidad demuestra que los homosexuales están afectados no solo en su faceta sexual sino en todo su mundo emotivo.

29.    La homosexualidad es un fenómeno puramente sicológico y no puede deberse al accionar anormal de las hormonas endócrinas.

30.    Al menos 6 estudios consultados no han encontrado valores hormonales anormales en personas homosexuales.

31.    Las pequeñas diferencias hormonales encontradas en algunos homosexuales son el resultado y no la causa de la orientación sexual.

32.    Sentimientos de inferioridad en la juventud debido a la apariencia física pueden motivar el desarrollo de tendencias homosexuales.

33.    Las hormonas sexuales de las personas con tendencias homosexuales indican un funcionamiento normal de los cromosomas sexuales.

34.    Estudios constatan que las personas homosexuales tienen cromosomas sexuales en óptimas condiciones funcionales.

35.    Homosexuales y heterosexuales son idénticos en lo que respecta a órganos y centros cerebrales conectados con la sexualidad.

36.    La sexualidad en un homosexual es normal por herencia, por lo que se descarta la teoría de una sexualidad desviada innata.

37.    Ningún factor genético se ha descubierto como elemento diferenciador entre personas homosexuales y heterosexuales.

38.    Los homosexuales son hombres y mujeres por determinación genética y tienen tendencias homosexuales por preferencia aprendida.

39.    Los factores genéticos, hereditarios, constitucionales y hormonales no tienen ninguna importancia como causas de la homosexualidad.

40.    En la actualidad podemos afirmar que no hay motivos para admitir la existencia de una homosexualidad transmitida por herencia.

41.    En desarrollo corporal, glandular, estructura de órganos y cerebro, las personas homosexuales no difieren de las heterosexuales.

42.    Las personas con sentimientos homosexuales tienen invariablemente complejos de inferioridad en su masculinidad o feminidad.

43.    Stekel, discípulo de Freud, fue el primero en clasificar la homosexualidad como neurosis, desestimando el factor hereditario.

44.    Una serie de errores en la educación del niño podrían ser las causantes más firmes de la neurosis homosexual.

45.    El estilo de vida homosexual está intrínsecamente ligada a sentimientos de infelicidad, insatisfacción y co-dependencia.

46.    Se entiende a la homosexualidad como un infantilismo síquico debido al carácter infantil de la vida interior de estas personas.

47.    La persona homosexual no es feliz, se siente condenada al sufrimiento. Es un eterno niño que lucha con el adulto.

48.    La neurosis homosexual está dominada por el sentimiento infantil de la autocompasión.

49.    La disminución de los hábitos emocionales infantiles de autocompasión y queja, es la manera de ir superando la homosexualidad.

50.    Lo más característico de la conducta homosexual es el egocentrismo, del cual la autocompasión es quizás el rasgo más sobresaliente.

51.    Ganar en madurez emocional equivale a disminuir el egocentrismo de la tendencia homosexual y favorecer así su recuperación.

 

52.    Se logra superar la neurosis homosexual cuando se rompen los lazos de la autocompasión infantil hacia una madurez emocional.

53.    En las últimas décadas la actitud frente a la imposibilidad del cambio de la homosexualidad ha sido más injustificada que nunca.

54.    Según terapeutas especializados, la mejor interpretación de la homosexualidad es la que la considera una neurosis emocional.

55.    Entender la naturaleza de la homosexualidad como una neurosis autocompasiva es un gran avance hacia un tratamiento satisfactorio.

56.    La autocompasión es la reacción emocional al complejo de inferioridad que padece una persona con tendencias homosexuales

57.    Los deseos, impulsos, sensaciones, luchas y modos de pensar infantiles permanecen en el adulto homosexual acomplejado

58.    La madurez de la personalidad homosexual se interrumpe seriamente solo en las áreas donde operaron las frustraciones infantiles.

59.    La autocompasión y sentimientos de inferioridad de la neurosis homosexual se originan en traumas ocurridos en la infancia.

60.    La homosexualidad es un tipo de neurosis y la persona con este complejo abriga una autocompasión infantil específica.

61.    La autoconfianza, la seguridad y la alegría de vivir están muy debilitados en la persona con tendencias homosexuales.

62.    El adolescente con tendencias homosexuales sufre sentimientos de inferioridad al no identificarse con su identidad de género innata.

63.    El complejo de inferioridad homosexual es una sensación adquirida de no pertenecer a la identidad de género innata y natural.

64.    Conscientes o no, las personas con neurosis homosexual sufren mucho a causa del sentimiento de inferioridad y no pertenencia.

65.    El sentimiento de inferioridad y la distorsión de la propia identidad sexual se origina en la niñez y adolescencia.

66.    El sentimiento de inferioridad homosexual lleva a idealizar e idolatrar conductas y comportamientos en personas del mismo sexo.

67.    Quienes de verdad se empeñan en luchar contra la neurosis homosexual, en uno o dos años acaban con sus obsesiones.

A %d blogueros les gusta esto: